Nacional vuelve con una derrota agridulce

La prueba de Arruabarrena -de armar el equipo con juveniles- dio resultado porque Boca no pudo ganar en México, entonces la derrota tricolor frente a Barcelona, igual lo clasificó primero a octavos.

Perdió Nacional, pero consiguió el objetivo que clasificar primero en el grupo. El equipo que armó Arruabarrena, plagado de suplentes y juveniles, no pudo con Barcelona en Guayaquil y cayó 1-0. En el complemento mejoró el flojo rendimiento mostrado en el primero, pero no le alcanzó para empatar. Entre los goles errados, las atajadas del golero Lanza y un offside mal cobrado a Vicente Sánchez, el tricolor se vuelve sin sumar puntos de Ecuador.

Después de un buen comienzo de Nacional, donde tuvo la pelota más que el locatario, aunque nunca fue profundo, Leonardo Burián comenzó a ser protagonista del partido. Y cuando el golero es una de las figuras, quiere decir que el  equipo no la está pasando bien.

A los 10 minutos el golero le sacó un remate a Penilla. A los 21, tras una espectacular volada, le desvió el disparo a Damián Díaz, con tanta buena suerte que la pelota rebotó en el caño.

La tercera fue la vencida. A los 36, después de una jugada de pelota quieta, esa que tanto dolor de cabeza le causó al técnico Arruabarrena en su debut al frente del equipo contra Bella Vista, Barcelona logró la apertura. El conjunto ecuatoriano ganó la primera pelota, la segunda y la tercera en el área de Nacional. Terminó metiéndola Castillejos desde adentro del área chica.

Cuando una defensa da tanto changüí, generalmente la termina pagando. Y fue lo que pasó. Nadie la sacó y el ecuatoriano venció a Burian.

El inexperiente equipo de Nacional no consiguió neutralizar los ataques ecuatorianos durante el primer tiempo y llegó con escasos recursos al área de enfrente.

Las veces que lo hizo con mayor exigencia para los locales fue a través de Renato César. En la primera ocasión, eligió la peor opción de pase, de tantas que tenía. En la siguiente, sacó un gran remate, que el golero desvió al córner.

Nacional no tuvo salida por los laterales y tampoco juego organizado desde la mitad de la cancha, ya que no aparecieron en su dimensión Dorrego, De Pena ni Luna. Este maniobró una sola vez con cierto desparpajo, pero le cometieron falta cerca del área. Y como tampoco Nacional anduvo derecho en los tiros de pelota quieta, no generó peligro.

En el segundo tiempo mejoró el desempeño. Antes incluso de que ingresaran Juan Albín y Vicente Sánchez, mostró más profundidad que en el primer acto.

De todas formas falló en momentos claves. Adrián Luna se equivocó en un pase al medio y Renato César a punto estuvo de marcar después de eludir a un adversario, pero el remate se perdió afuera.

Las entradas de Albín y Vicente le cambiaron el panorama ofensivo. Especialmente por Sánchez, que se mostró activo y difícil de controlar. Tanto es así que la mayoría de las faltas cometidas por los ecuatorianos en el tramo final del encuentro se las hicieron a él. Albín aportó un disparo desde afuera del área que el golero sacó al córner.

Nacional marcó dos goles, pero ambos fueron anulados por posición adelantada. El primero estuvo bien, pero el segundo no; Vicente, que fue el autor del tanto, no estaba en offside. Cuando se terminaba el juego Juan Cruz Mascia casi convierte de rebote.

La derrota de Boca Juniors en México le dio aire a Nacional, porque terminó primero en su grupo. Igualmente arriesgó demasiado. El técnico tomó la decisión de viajar con juveniles y si bien perdió, por lo menos mantuvo el liderazgo.

Entre las cosas positivas se puede destacar que debutaron otros dos jugadores de inferiores: el zaguero Gorga y el delantero Mascia. Además, le dio minutos a De Pena, que había perdido la posibilidad de jugar después de un arranque de semestre prometedor. Ahora, hay que ver quien le toca en octavos.


Populares de la sección

Comentarios