Nacional vivió una noche de Copa a lo grande