Nacional va hoy por el Uruguayo y Peñarol se la juega a forzar dos finales más

Los dos equipos grandes se juegan mucho desde las 15.30 en el Estadio Centenario. Es la tarde más esperada más esperada del año para los albos

Embed
Embed

Embed

Es el día más esperado por la enorme mayoría de los hinchas del país. Álvaro Gutiérrez, el técnico de Nacional, porque espera refrendar todo lo bueno que hizo su club en el Apertura. Pablo Bengoechea, porque desde que firmó con Peñarol dijo que buscaba como meta el Clausura –lo consiguió– y luego las finales del Campeonato Uruguayo.

Es un partido raro porque para uno es una final y para otro una semifinal.

Porque si Nacional consigue la victoria, dará la tan ansiada vuelta olímpica ante su eterno rival.

Pero para los aurinegros en realidad es una semifinal, ya que de ganar, forzarán a dos finales más.

Nacional viene de cuatro partidos sin saber lo que es la victoria. Es claro que un poco se dejó estar por haber salido campeón de la Tabla Anual con buena anticipación, pero también lo es que le ha faltado un juego fluido en los últimos compromisos.

La ausencia de Gastón Pereiro en la mitad de la cancha se hizo sentir y tanto fue así, que el juvenil fue concentrado con el grupo en Los Céspedes una vez arribado desde el Mundial sub 20 de Nueva Zelanda.

El Clausura albo quedó en el debe. Tanto fue así que Gutiérrez realizó muchos cambios para tratar de sustituir a Pereiro, sin conseguir soluciones.

Incluso mantuvo la duda hasta último momento para ver cómo había llegado el juvenil de la Copa del Mundo. "Será Pereiro o Sebastián Fernández", explicó el DT albo en la conferencia de prensa del viernes.

Lo que está claro es que si no lo pone de titular, Pereiro tendrá minutos en el segundo tiempo del clásico.

Peñarol ha venido de menos a más, aunque padece mucho cuando lo atacan. La defensa, pese a que fue una de las menos vencidas del Clausura, comete errores, sobre todo, en los centros. Allí también tiene mucho que ver el arquero Pablo Migliore.

Otra cosa muy diferente es de mitad de la cancha hacia adelante. El doble 5 que forman de memoria Sebastián Píriz y Luis Aguiar, con características distintas, –uno es más marcador y se equivoca seguido con la pelota y el otro sabe armar–, está acompañado por los volantes que van por afuera.

Allí está uno de los puntos altos del equipo de Pablo Bengoechea, en uno de los pocos jugadores que llegaron al club para disputar esta segunda mitad del año: Jonathan Urretaviscaya.

Su velocidad ha sido determinante en varios encuentros y también sus goles (7) con los que fue el goleador del equipo en el certamen.

No obstante, tiene en el debe una buena actuación clásica. Hasta ahora, en sus tres pasajes por el club, no rindió mucho cada vez que enfrentó a Nacional.

Por el otro carril, está el Japo Rodríguez quien mezcla buenas y malas actuaciones, con mucha irregularidad.

Antonio Pacheco sumará un clásico más y Marcelo Zalayeta es la otra gran figura de este equipo. Ambos son importantes en este tipo de compromisos porque normalmente siempre cumplen.

Se presume un clásico parejo y quizás hacia abajo, como ocurrió en el anterior del Clausura en los que ambos equipos mostraron muy poco juego.

Sin embargo, Peñarol el domingo tendrá que poner todo para tratar de buscar las finales del Uruguayo. De no ser así, Nacional le dará la vuelta.


Populares de la sección