Nacional unido por River y Boca

La leyenda urbana dice que los tricolores son hinchas de los millonarios en Argentina, pero…

Nacional lidera el torneo Apertura. El equipo está sólido, no sufre (ni en los partidos que ganó apenas 1-0), prácticamente se conoce la alineación de memoria, debuta un chiquilín de 22 años en la función de generar el fútbol y no se nota la diferencia con el titular Nacho González o con su habitual suplente el Chino Recoba.

El argentino Rodolfo Arruabarrena ya no es cuestionado. Todo lo que hace lo hace bien. El Vasco es prácticamente un ídolo de Boca Juniors, donde ganó tres torneos locales y una Copa Libertadores en su época de lateral. Pero no importa que la leyenda urbana diga que los hinchas de Nacional, en general, son hinchas de River Plate en Argentina y los de Peñarol son de Boca. Por paladar, por formas de concebir un club, por muchas razones.

Es más: la historia reciente de los tricolores se escribe entre dos ídolos de los grandes de la vecina orilla. Nacional fue campeón Uruguayo en la temporada 2011-2012 con Marcelo Gallardo como entrenador. El crack que nació en River Plate terminó su carrera de futbolista con la camiseta tricolor y al año siguiente los dirigentes uruguayos lo fueron a buscar para que comenzara en el club la carrera de entrenador. La jugada salió perfecta.

Gallardo se retiró por la puerta grande y Nacional apostó a Gustavo Díaz. Esta vez la jugada no le salió bien. Entonces, los dirigentes cruzaron otra vez el charco. Después de algunas entrevistas, resolvieron contratar al Vasco Arruabarrena, de extracción xeneise. Al principio el experimento dejó más dudas que certezas. Pero después de un tiempo de trabajo, Nacional encontró la estabilidad deportiva, la tranquilidad y la punta del torneo.

De un hincha de River a un hincha de Boca, para todos los hinchas de Nacional.


Populares de la sección

Comentarios