Nacional tuvo un debut copero para ilusionarse