“Nacional tiene un buen vestuario y lo que tenemos que hacer es mantenerlo”

El entrenador de Nacional habló del Apertura, de lo que espera para el Clausura, de las figuras y del vestuario

Abreu confesó que llegó a Nacional pensando que iba a sufrir la pretemporada y luego dijo que se encontró con que la está disfrutando por el trabajo de usted. Es un buen halago para usted.
Lo más importante para nosotros es que los jugadores se sientan cómodos. Que se sientan así es importante, porque nos permite llegarle mucho más claro al jugador.

No son todos elogios. Por otra parte, algunos hinchas dicen que Nacional compró un Mercedes Benz y se lo dio para manejar a Gustavo Díaz. ¿Qué dice al respecto?
Que tenemos un plantel muy bueno, con mucha calidad de jugadores y que el tema pasa por ensamblar las piezas. Si logramos traspasar a los jugadores la idea de lo que queremos, que el equipo está por encima de cualquier individual y si esa jerarquía la ponen en función de lo colectivo, ese Mercedes Benz va a funcionar.

¿Es consciente del equipo que le armaron?
Sin dudas, pero tener muchas individualidades no te hace tener al mejor equipo, porque este es un deportivo colectivo. Hoy tenemos muchas partes buenas, ahora tenemos que lograr que esa suma de las partes resulte efectiva. Lograr que eso rápidamente se lleve a cabo es complejo, pero si logramos mantener la armonía en el día a día y que los conceptos sean claros y lleguen, que todos sumen al colectivo, creo que Nacional va a tener un gran equipo.

¿Esa química se logra con mucho trabajo o es un clic que se da de un momento a otro?
En el fútbol profesional no existe el trabajo a largo plazo. Los resultados marcan ese trabajo y marca el exitismo del cual los entrenadores debemos estar ajenos.

¿Qué balance hizo del Apertura?
Cuando estás en Nacional y no lográs el título no puede ser bueno nunca. Siempre tenés que ganar. Hubo aspectos en los que el equipo por momentos mostró lo que quería, que era ser efectivo, en otros tuvo vacilaciones que nos llevaron a no ganar el Apertura, pero en líneas generales el equipo en momentos difíciles mostró personalidad.

En el Apertura tuvo un equipo con vértigo, que llegaba rápido al ataque. ¿En el Clausura qué se debería ver?
Más variantes. Ese vértigo que por momentos fue bueno, y que permitió que en muchísimos partidos fuéramos superiores, también paciencia para desgastar al rival, tener una posesión de pelota más segura que nos permita descansar con el balón y que el equipo se sienta cómodo.

¿Tener tres jugadores por puesto es un problema o una ventaja?
Es una ventaja siempre. Después está el inconveniente de gestionar el plantel, los momentos de juego, que individualmente esos jugadores entiendan que deben tener paciencia para su oportunidad.

Estuvo en muchos vestuarios y sabe lo que es jugar y quedar afuera del equipo. ¿Existe algún secreto para que todos estén contentos?
Hay que tratar de conjuntar a todos con un objetivo colectivo. Si ponemos al equipo por encima de cualquier tema personal, estaremos en el camino del éxito. En un plantel con tantos jugadores con esta trayectoria si tienen claro ese objetivo es mucho más sencillo.

Lo más difícil en estos grupos es mantener un buen vestuario.
Nacional tiene un buen vestuario y lo que tenemos que hacer es mantenerlo. Los objetivos o los éxitos se logran en el trabajo diario y en el buen relacionamiento de cada entrenamiento. ¡No es en cada partido, es en cada entrenamiento!

Por lo que se ve en sus trabajos, quiere un equipo corto en la cancha, que juegue rápido.
Eso es lo que queremos todos los entrenadores, un bloque compacto sin fisuras.

¿Cuál es su táctica preferida? ¿Una con tres delanteros?
No me cambia el esquema táctico en números, sí el concepto general del juego. Controlar el juego y ser superiores al equipo rival, controlar la pelota y llegar al área rival más que a la nuestra. Después, el posicionamiento va a variar de acuerdo a las características. Lo ideal es tener muchos jugadores con buen pie en mitad de cancha, que dominen las situaciones de juego con mayor posesión de balón.

Hoy tiene de todo, puntas veloces, goleadores, creadores. ¿Qué táctica piensa utilizar?
Lo tengo en la teoría y estamos en un proceso de llevarlo a la práctica. Ahora estamos descubriendo cómo se va sintiendo más cómodo el equipo más allá de lo que pretendemos o esté en el imaginario. Tenemos un gran poderío en la parte ofensiva, ahora tenemos que lograr que esos futbolistas en ofensiva tengan una mentalidad rápida y fuerte cuando se pierde el balón, porque el fútbol es ataque y defensa. También la parte defensiva es clave para lograr éxitos en la competencia internacional.

El equilibrio.
Sin dudas. Futbolistas ofensivas con una gran mentalidad defensiva. Eso es lo más difícil en el fútbol.

¿Le preocupa tener una defensa de más de 33 años?
A mayor edad el jugador resuelve mucho mejor, es mucho más inteligente. Hay jugadores en el plantel que tal vez físicamente no son tan rápidos pero mentalmente sí, se anticipan a la jugada, leen muy bien el juego.

¿La Copa o el tricampeonato?
Estamos en Nacional y la ilusión de todos los entrenadores que estamos en Uruguay es ganar un título internacional. Sin dudas otro objetivo es el tricampeonato, un logro que consiguieron pocos. Son dos aspiraciones muy grandes, pero no voy a escapar a ninguno de los dos. Paso a paso iremos visualizando cuál es el mejor.

Que Da Silva haya dicho que va por el Clausura para cortar el tricampeonato de Nacional, ¿cambia su visualización?
No. Por estar en Nacional tengo que salir a buscar todo.

¿Al final del Apertura pensó que se interrumpía su proyecto en Nacional?
No, siempre estuve centrado en el trabajo. Si venía la orden de arriba nada podíamos hacer. Lo que estaba en nuestras manos era seguir trabajando. Así lo hicimos.

Con el equipo que le dio la directiva dio una señal de confianza usted, ¿lo considera así?
El plantel que nos dieron es reconocimiento al trabajo, así lo recibimos.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios