Nacional tiene otro partido para sufrir

Los tricolores perdieron expectativas en el Clausura desde que se quedaron sin posibilidades de ganar el tricampeonato; este sábado enfrenta a Progreso.

Los hinchas de Nacional están deseando que se termine la temporada. Desde que el club perdió toda posibilidad de ganar algo, cada juego es un sufrimiento. El partido de este sábado contra Progreso a la hora 15:30, por la penúltima fecha del Clausura, no es la excepción.

Cuando el objetivo de uno de los clubes grandes pasa de ganar el tricampeonato a lograr el tercer lugar en la Tabla Anual y así clasificarse a la Copa Bridgestone Libertadores, no solo se baja la mira, también decae la expectativa de ver al equipo, que además no levanta el juego.

A esto se le agrega que la Policía no le permitió a Progreso utilizar el Estadio Luis Tróccoli para este juego y los dirigentes del club de La Teja contraatacaron fijando precios de ópera para los hinchas tricolores.

Para este partido el técnico de Nacional, Rodolfo Arruabarrena, realiza un solo cambio con respecto al que empató con Racing. Vuelve el colombiano Efraín Cortés de la suspensión y sale Adrián Romero, un cambio que sorprende porque el Hueso fue uno de los dos jugadores que más actuó en el torneo; el otro fue el golero Jorge Bava.

Romero le quitó trascendencia a esta situación: “En el semestre pasado viví esta situación. Vine a sumar desde donde me toque. Cuando empezó pretemporada nadie contaba conmigo y jugué todo el campeonato. El bajón es porque no conseguimos objetivos”. 

Bajo protesta

Progreso afrontará el partido bajo protesta porque no le permitieron el derecho de ser locatario y fijar el Tróccoli. El presidente gaucho, Eusebio Javier, dijo que “si Progreso no gana reclamaremos los puntos a FIFA”. Es que si pierde y Fénix gana, Progreso descenderá.


Populares de la sección

Comentarios