Nacional se estrelló en Orión

Pese a las ausencias, el tricolor jugó un gran partido en La Bombonera, fue a penales pero no pudo con un inspirado arquero

Enviado a Buenos Aires

Orión es la constelación más conocida del cielo. Pero también se llama así el golero de Boca Juniors, que anoche atajó tres penales en la definición y sacó a Nacional de la Copa Libertadores en cuartos de final. De nada valió que Esteban Conde cumpliera con su cuota desviando dos remates. El tricolor tuvo dos oportunidades de liquidar la tanda fatídica, pero fallaron consecutivamente Gonzalo Porras y Santiago Romero.

El dolor de la eliminación es fuerte, pero los hinchas tienen que estar orgullosos de los jugadores. Llegaron a esta instancia del torneo con una cantidad de problemas, con la baja de sus mejor jugador (aunque Nicolás López entró en los últimos minutos no estaba en condiciones) y de otros dos delanteros más (Kevin Ramírez y Christian Tabó) y aún así hizo una serie dignísima, tanto en el Parque Central como en La Bombonera.

Después de un comienzo abrumador de Boca, donde Conde fue clave con dos tapadas consecutivas y formidables (después hizo vista tras un cabezazo de Insaurralde), Nacional logró salir del asedio. La fortaleza de Romero en el medio y el despliegue de Sebastián Fernández, lograron que el tricolor comenzara a imponer su juego, después de perder un par de pelotas en la salida.

Luego de una buena circulación de pelota, Léo Gamalho cabeceó exigido un centro de Jorge Fucile. No pasó nada, pero fue la primera aproximación del tricolor. Iban 11 minutos. El brasileño exigía a los zagueros con su fortaleza física. Daniel "Cata" Díaz lo revolcó una vez y también Juan Insaurralde, quien recibió la tarjeta amarilla.

A los 20' La Bombonera dejó de temblar. Fernández abrió hacia la derecha para que Leandro Barcia metiera la pelota al corazón del área, por donde entraba Gamalho. Pero lo madrugó Cata Díaz y venció a su propio golero en el esfuerzo por despejar esa pelota que llegó envenenada.

El gol cayó en un momento justo. Boca se puso nervioso. Sus jugadores empezaron a cometer faltas, a protestar todo y Nacional con personalidad consiguió bajarles los decibeles. A los 35' tuvo el local una oportunidad invalorable, pero Chávez cabeceó afuera prácticamente desde abajo del arco. ¡Cómo habrá sido que la multitud gritó "gol"!

Nacional cerró los caminos. Agrupó a sus futbolistas detrás de la línea media. Solo Fernández quedó un poco más adelantado y fue él quien tuvo la segunda oportunidad del equipo con un remate que rebotó y terminó en las manos de Orión. El esfuerzo de los tricolores era titánico en cada pelota.

El partido estaba controlado, si bien Boca apretaba y Tévez había pasado a jugar de enganche tratando de darle más fluidez al ataque que continuaba con tres delanteros. Victorino y Polenta aguantaban a pie firme en el fondo. Conde se quedó con dos remates desde afuera del área, que era el arma del local, ya que no encontraba espacios.

Nacional tuvo de contragolpe la posibilidad de aumentar pero le faltó fineza a Barcia, a Papelito y hasta Espino llegó en una oportunidad a toda velocidad y le cometieron infracción. Fue justamente a espaldas del lateral izquierdo que apareció el empate. Un pelotazo largo hacia Cristian Pavón que entró al área y venció a Conde con un remate cruzado. Explotó el estadio y pocos se dieron cuenta que Pavón resultó expulsado por quitarse la camiseta al festejar. Hay tonterías que no tienen un sello de exclusividad.

Munúa mandó a la cancha a Nico López, que no fue titular por una lesión en la rodilla. Se notó que no estaba bien, pero aún así, las ganas pudieron más que la razón y los dolores. El partido se emparejó, pero faltó claridad en ambos equipos y por eso, cuando el brasileño Heber Lopez pitó el final sin siquiera adicionar un segundo (ante el asombro de todo el mundo) no había pasado del 1-1 que llevó a los penales y transformaron en héroe a Orión.


Embed


Populares de la sección

Acerca del autor