Nacional se copa otra vez

El jueves frente a Palestino de Chile el equipo tricolor renueva la esperanza en la Libertadores a 26 años del último título y tras 19 clasificaciones consecutivas

El 26 de octubre de 1988 el estadio Centenario estaba abarrotado. Ni en las escaleras quedaba lugar. Los corazones tricolores palpitaban como nunca. En las siete ediciones anteriores de la Copa Libertadores, Nacional no había llegado a la final. Desde 1980, imagínense. Una calamidad en un país acostumbrado a festejar títulos internacionales con frecuencia. Por eso la locura, la emoción. Esa noche Nacional le ganó 3-0 la final a Newell’s Old Boys. Ernesto Vargas, Santiago Ostolaza y Hugo De León de penal, marcaron los goles. Fue un paseo en la cancha, que prosiguió con los festejos por 18 de Julio y todos los rincones del país. Nacional obtuvo su tercera Copa Libertadores.

Los bolsilludos que hoy tienen 30 años no vivieron aquella fiesta. No sintieron en vivo lo que es ser hincha del campeón de América. Tienen las imágenes, las fotos, las historias, los ídolos de sus padres cada vez más gordos y con menos  pelos. Conocen a Hugo De León, por supuesto, al Vasco Ostolaza, claro, a Jorge Seré, al pintoresco Pintos Saldanha y al recio Felipe Revelez... Pero no es lo mismo.

Lo más cercano a la vibración de aquella noche de hace 26 años lo sintieron en 2009, cuando el equipo conducido por Gerardo Pelusso alcanzó la semifinal de la Copa. Cuánta adrenalina recorrió el cuerpo de los tricolores durante aquellos partidos contra Estudiantes de La Plata. El sueño terminó con una derrota 2-1 en el Centenario.

Esa actuación sirvió para que los hinchas volvieran a ilusionarse. Para que soñaran. Para que imaginaran y se preguntaran ¿por qué no? Si en los últimos tiempos levantaron la copa Once Caldas y Liga de Quito, que se encuentran en los lugares 54 y 28, respectivamente, de la tabla histórica de la Libertadores.

¿Y en qué lugar está Nacional? En la cima. Sí. Es el club de América que acumula la mayor cantidad de puntos obtenidos (538), el que ha jugado más  partidos (348) y el que ostenta el récord de participaciones consecutivas. La de 2015 es la 19ª vez seguida que el tricolor compite en el torneo creado en 1960. Además de haber logrado los títulos de 1971, 1980 y 1988, y de haber llegado a la final en otras tres ocasiones: 1964, 1967 y 1969.

Se enciende la ilusión
El jueves próximo los hinchas de Nacional encenderán otra vez la luz de la esperanza. Ese día el equipo de Álvaro Gutiérrez enfrentará a Palestino de Chile en el primero de dos partidos que lo depositará en el grupo 5 de la Copa (junto a Zamora de Venezuela, Boca Juniors y Wanderers) o lo sumirá en una nueva frustración.

Cada vez que se inicia un campeonato se renueva el deseo. En esta oportunidad, ese anhelo se deposita en un plantel que viene de ganar el Apertura con 10 puntos de ventaja sobre el segundo (Racing) y 17 sobre Peñarol, su rival de todas las horas, y que ha tenido pequeños retoques: Se sumaron el volante Ribair Rodríguez, y los delanteros Christian Tabó y Gonzalo Bueno.

Ribair es un jugador de reconocida trayectoria, que integró el equipo de Belgrano de Córdoba que le dio el puntapié final hacia la “B” a River Plate y que luego pasó por Boca Juniors. Tabó fue el delantero joven más destacado del último semestre en el campeonato local. Una promesa que si confirma con la camiseta de Nacional todo lo que mostró con la de Racing, será una alta de gran valía.

Y Bueno es un producto de la casa. Un jugador que está en la historia de la Copa porque marcó el gol 500 de Nacional en el torneo. Después de un breve pasaje por el fútbol ruso y de una operación debido a una hernia inguinal, intentará recuperar todo su potencial.

Con estos tres refuerzos y una estructura que tuvo un andamiaje casi perfecto en los últimos seis meses (ganó 14 de los 15 partidos que disputó), Nacional afrontará el reto internacional con la confianza bien arriba.

Mantiene en el arco la experiencia de Gustavo Munúa y delante de él una línea de cuatro con Santiago Romero afianzado en el lateral, Diego Polenta y su don de mando, Guillermo De Los Santos con ganas de exponer de una vez por todas las condiciones que lo llevaron de Cerro a Nacional, y Juan Manuel Díaz de recorrido internacional.

Gonzalo Porras y Diego Arismendi se afirmaron en el mediocampo; el mundialista Sebastián Fernández, Carlos De Pena y su momento de explosión, los pases de magia y los goles de Iván Alonso.

“Tratamos de mantener la base del equipo, pero no tenemos todavía la certeza de la dinámica que vamos a encontrar. Los refuerzos no llegaron a la altura de la pretemporada que queríamos y otros se privaron de hacer fútbol por pequeñas lesiones, por ejemplo Polenta”, dijo Gutiérrez. Agregó: “Estamos entrenando bien y vamos a encontrar a un Nacional sólido, pero no sé si con la misma fluidez en ataque”.

Con expectativa esperan los tricolores el debut en la Copa. Soñando con revivir o sentir por primera vez aquella emoción de hace 26 años.

El primer rival
Palestino de Chile es el primer rival de Nacional en la Copa Libertadores. Los tricolores tratarán de que no sea el único y clasificar al grupo 5, junto a Zamora de Venezuela, Wanderers y Boca Juniors. Palestino clasificó como tercero de Chile, tras ganar la Liguilla con dos goleadas por 3-1 y 6-1 al candidatos de todos, Santiago Wanderers. En lo que va de enero el conjunto “árabe” disputó seis partidos oficiales y en eso le saca ventaja a Nacional. Uno de los jugadores más importante es el delantero uruguayo Diego Chávez, que pasó por Nacional en 2010/2011.


Populares de la sección

Comentarios