"Nacional sacó su casta"

Álvaro Gutiérrez admitió que había ensayado los tres cambios y que el equipo nunca “se desordenó”

Un poco más eufórico que de costumbre, pero sin perder la mesura. Así, Gutiérrez se presentó en la conferencia de prensa después de ganar el clásico con agonía y gracias a la pegada magistral del Chino Recoba. “Después del gol de Pacheco, Nacional sacó su casta” dijo el Guti, que se retiró como técnico de la Tercera tricolor ganándole 4-0 a Peñarol y ayer debutó en un clásico como DT de Primera con una victoria inolvidable.

“Tengo una alegría enorme en estos momentos” reconoció Gutiérrez y analizó: “Creo que fue un partido muy disputado y estudiado. Peñarol tuvo el control de la pelota al principio y nosotros tratamos de salir de contragolpe. A los 15 minutos Nacional empezó a predominar y ellos se empezaron a cansar. Así se fue el primer tiempo con alguna jugada más de nuestro lado que el de ellos, tampoco muchas”.

Luego, el complemento continuó “con la misma tónica, a ellos les cobraron un penal y vino el gol de Pacheco. Ahí Nacional sacó su casta, no nos desordenamos y dejé pasar uno minutos para hacer los cambios porque iban a ser arriesgados y no nos podíamos exponer tantos minutos”.

Cuando “vimos que no llegábamos de manera clara decidimos hacer algo que se trabajó en la semana; probamos línea de tres con dos carrileros, quizá no con los mismos jugadores, pero pensé que si quería revertir esto tenían que entrar los tres a la vez, con aire fresco, con empuje. Esta vez salió bien, si no estaríamos hablando de que se nos quemaron los papeles”.

Eligió a Recoba, Taborda y Fernández para que ingresaran porque “cada uno tiene una característica diferente: uno es lanzador, el otro pelea pelotas por arriba y el otro rápido. Lo habíamos trabajado, cuando entraron no había mucho que explicarles, estábamos volcados al ataque. Y eso que el Chino no encontró tanto la pelota porque nos apresuramos a pelotazos frontales, pero tampoco me puedo quejar”.

Agregó el entrenador que “si íbamos perdiendo quería decir que no íbamos a llegar mucho al arco, por eso estaba decidido de antemano que serían esos los que iban a entrar en ese caso. Si el partido estaba empatado capaz que  entraba uno, después otro y quizá  que no buscaba dar vuelta el partido. Pero por suerte se dio y los tres cambios dieron muy buenos resultados”.

Gutiérrez admitió que nunca bajó los brazos, aunque el empate hubiera sido un gran resultado para Nacional. “Desde afuera uno puedo hacer poco, y la realidad es que el empate ya era una alegría enorme, porque no habíamos podido entrar de manera clara y encontramos el gol que nos podía mantener en la racha de partidos sin derrota, el rival a la misma distancia de puntos”. Sin embargo, llegó la falta de Valdez contra Taborda y “cuando la agarró el Chino pensé que ya había estado cerca y si les dejás dos tiros, sabes lo que puede pasar”.

Reconoció que en la semana previa al partido, “la única duda que tuve era si ponía a Calzada por Pereiro. Pero la realidad es que a mi me gusta respaldar al jugador y este equipo ya hace varias fechas que viene sacando los partidos adelante. La distancia (de puntos) se prestaba para arriesgar un poco más y solventar la falta de marca con una posición estratégica más arropada. En el primer tiempo dio resultado”.

Con sinceridad, Gutiérrez manifestó que “si hubiéramos tenido una campaña normal, hubiéramos tenido más puntos perdidos a esta altura del campeonato”. Pero este Nacional, como el Chino, no es normal.


Populares de la sección

Comentarios