Nacional quedó atrapado y sin salida

El día que Nacho González, Arismendi y Santiago García recuperaron su libertad futbolística, Nacional jugó mal, perdió otra vez y se aleja de todo

Íntimamente, el hincha –que estaba desilusionado por el funcionamiento del equipo dirigido por Gerardo Pelusso– se había aferrado a que la vuelta de Ignacio “Nacho” González en el torneo local le iba a devolver algo de todo eso que había imaginado para su equipo. Como de alguna forma le pasó en aquel partido ante Newell’s en Rosario por la Copa, en el que después se llevó terrible revolcón. Pero era lógico que sucediera, porque se trataba de la última esperanza que le quedaba para creer en una formación que hasta ayer había ganado solo cuatro de los últimos 24 puntos y que surgía como el salvavidas para un equipo que se ahogaba en un mar de dudas futbolísticas y carencias de funcionamiento. Esperaba al menos una señal. Algo. Algo que le permitiera creer que se había acabado la crisis y que por delante, aunque con sufrimiento, porque sin esa carga de emociones adversas nada parece posible, llegarían tiempos de festejos. Sin embargo, Nacional fue más de lo mismo. Preso de su falta de ideas, de su fútbol anunciado, rehén de no saber resolver cuando un equipo como Juventud se planta con una buena estrategia defensiva y le cierra todos los caminos. Y sin actitud, porque también le faltó eso a los tricolores, porque metiendo y guapeando pueden encontrar esos resultados que no gustan al paladar del hincha pero animan por la forma en que se consiguen, Nacional perdió 1-0 ante Juventud en un Parque Central que lució con poco público y se aleja de los primeros lugares en las tablas de posiciones.

Nacional no encontró en ningún momento su patrón futbolístico. Ese 4-2-3-1 (en ocasiones 4-2-2-2), con el que se paran los equipos de Pelusso –igual que los de Rodolfo Arruabarrena y Gustavo Díaz, antes–, se chocó toda la tarde contra una muralla defensiva y nunca consiguió quebrar la resistencia rival. Las pocas veces que lo logró fue más con patriadas individuales y a puro corrazón: por una pelota que peleó el Morro García a los 13’, un cabezazo de Nacho González a los 20’ y un remate desde afuera de Pereiro a los 30’. Pero no pasó nada. Porque Nacional no jugó para que algo sucediera en el partido y cambiara la igualdad en el tanteador.

Juventud jugó con la inteligencia que tienen los equipos a los que nos les sobra nada. Por algo aún está allá, surfeando en el fondo de la tabla e intentando evitar el descenso. Con un equipo corto, bien plantado en la cancha, seguro, aguerrido, que peleó cada pelota como si fuera la última, le llenó de problemas a Nacional. Y se dio el gusto de sorprender con un remate de Latorre desde 35 metros, que Munúa descolgó del ángulo en el final del primer tiempo.

Con el cambio de Rinaldo Cruzado por Nicolás Prieto, el técnico procuró darle más fútbol al mediocampo, y pareció descubrirlo en una jugada a los 50’ cuando, tras cuatro toques, con la participación del peruano y de Nacho, la pelota terminó en una corrida del Morro que se fue a la tribuna. Pero fue solo eso. Un espejismo. De ahí en más volvió a ser el equipo sin ideas que comenzó a sufrir más de la cuenta, porque Munúa se empezó a transformar en figura cuando Jorge Giordano soltó a los suyos. Entonces, Pelusso mandó a Alonso, para que aportara un gol salvador. Pero no apareció. Y cuando intentó ponerle más velocidad al ataque con Henry Giménez, se lesionó Pablo Álvarez. Eso sí que es mala suerte, porque el DT tuvo que rearmar el equipo. Eligió poner a Calzada de lateral y no fue la mejor decisión. Tampoco perdió por eso. Perdió porque Juventud defendió como nunca, empujado por su deseo de salvarse del descenso y se aprovechó del error de la última línea de Nacional (cerró mal Píriz) y Báez estableció el 1-0 en la hora. Y telón para una obra dramática para los tricolores, que ahora suman cuatro puntos ganados en los últimos 24 jugados (lo que suena peor: ¡seis perdidos en los últimos ocho jugados!) y que, sin embargo, siguen en carrera por el título en los números, pero sin chance por su juego. Ah, y ahora se vienen Newell’s, Liverpool, Gremio y Defensor Sporting.

Nacional 0 – Juventud 1

Nacional: Gustavo Munúa; Pablo Álvarez, Guillermo De Los Santos, Ismael Benegas y Jonathan Píriz; Gastón Pereiro, Diego Arismendi y Nicolás Prieto; Carlos De Pena y Santiago García. Director Técnico: Gerardo Pelusso

Juventud: Ignacio Barrios, Alejandro Reyes Sosa, Diego Rodríguez, Darío Florez y Matías Soto; Matías Porcari, Christian Latorre, Renzo Pozzi y Jonathan Blanes; Xavier Civitate y Jaime Báez. Director Técnico: Jorge Giordano

Cambios en Nacional: 45' Rinaldo Cruzado por Nicolás Prieto, 64' Iván Alonso por Santiago García y 79' Maximiliano Calzada por Pablo Álvarez

Cambio en Juventud: 64' Rodrigo Viega por Xavier Civitate y 89' Emiliano Fernández por Matías Porcari

Cancha: Parque Central
Árbitro: Oscar Rojas
Asistentes: Carlos Changala y Eduardo Aguirre
4° Árbitro: Leodan González

Gol: 88' Jaime Báez (Juv)
Amonestados: I. González, G. Pereiro y G. De Los Santos (Nac), C. Latorre (Juv)


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios