Nacional: con más dudas que certezas

Perdió 2-0 frente a Atlético de Madrid y si bien el resultado no es importante en esta etapa, el rendimiento futbolístico dejó que desear

Concurrió la gente. También la bandera más grande del mundo. El sol se asoció a la fiesta. El Estadio Centenario se vistió de gala para recibir a Atlético de Madrid, tercero de la última liga española detrás de Barcelona y Real Madrid. Se presentó Nacional con sus nuevos jugadores. Faltó el fútbol.

Especialmente, y es lo que interesa en esta parte del mundo, faltó el fútbol de Nacional. El de ayer fue el primer partido donde se pudo ver en acción al equipo que está preparando Rodolfo Arruabarrena para la temporada 2013/2014. Los tres anteriores (Lanús, San Lorenzo y Juventud de Las Piedras) fueron a puertas cerradas. En todos Nacional perdió.

La frase recurrente de técnicos y jugadores en esta etapa de la preparación es que los resultados son lo que menos importa. Es verdad, pero el fútbol es tan desleal que si Nacional no empieza bien los partidos oficiales, muchos se van a acordar de las derrotas en los amistosos.

Pero, obviemos los resultados esta vez y analicemos el funcionamiento. El saldo es negativo. Quizá mejoró defensivamente con línea de cuatro, pero es un dato que no se puede contrastar porque no se lo vio al equipo cuando jugó con línea de tres.

Por lo visto ayer, Guillermo De Los Santos fue el más seguro del fondo. Rápido, artero para marcar y sin fallas de consideración. Lo más flojo estuvo por el sector izquierdo. Si bien el cuadro español también careció de virtudes sobresalientes en el primer tiempo, sus mejores momentos fueron cuando atacó por la banda de Carlos De Pena y Juan Manuel Díaz.

Prieto y Calzada tampoco alcanzaron un nivel elogiable en la recuperación de la pelota y en ese aspecto Nacional mejoró con la entrada de Diego Arismendi en el segundo tiempo; no fue titular porque durante la semana no entrenó con normalidad debido a una gripe.

La imprecisión marcó el desempeño del Flaco Fernández por la banda derecha. Lejos de aquel futbolista que llegó por primera vez a los tricolores en 2009 y en cada incursión con la pelota abría un surco, ayer no pasó jamás a su marcador. Chocó siempre. Cuando tuvo una oportunidad, después de un cambio de frente formidable de De Pena, Fernández remató apenas desviado. Esa incidencia de gol, ocurrida enseguida que Atlético abrió la cuenta, fue la  única de Nacional en los 90 minutos.

El flojo desenvolvimiento de los volantes por afuera dejó huérfanos a Richard Porta y Santiago García. De todas formas, el Canguro fue el más incisivo. Sin lucidez, pero querendón. El Morro se resbaló en reiteradas ocasiones y cuando le quedó una pelota de frente al arco, remató mal.

Fue tan escaso de emociones el primer tiempo que a los 38 minutos el público se acordó del rival de siempre: “El que no salta es Peñarol” cantaron.

El complemento empezó con un gol del visitante. Entró Cristian Rodríguez -tal vez el jugador que más ganas tenía de ganar el partido, por su pasado aurinegro-, enfiló hacia el área, remató y el rebote de Bava lo recogió el brasileño Baptistao para abrir el marcador.

La verdad es que ahí se terminó todo. Arruabarrena movió el banco. Le hizo caso a los hinchas cuando empezaron a cantar “olé, olé, Chino, Chino” y mandó a la cancha a Recoba, junto a Pereiro y Dorrego.

También cambió el sistema defensivo y armó la línea de tres que preparó desde que empezó la pretemporada. Fueron unos pocos minutos. En ese tiempo Bava le regaló la pelota a un rival y Baptistao marcó el segundo gol con un tiro desde afuera del área. Regresó entonces la línea de cuatro.

Entre el cansancio y la escasez de recursos de Nacional para generar un ataque como la gente, los últimos 10 minutos estuvieron de más.

La primera presentación en público de Nacional dejó muchas dudas y pocas certezas. A partir de hoy quedan 12 días para el inicio del Apertura. Doce días para cambiar la imagen.


Populares de la sección

Comentarios