Nacional logró una mejor rotación de plantel que Peñarol

Munúa consolidó la línea de fondo y la columna vertebral del cuadro ayudado por suplentes que respondieron

El Clausura ya pasó la mitad y Nacional es uno de los cuadros que sigue en la pelea por el título, además de tener asegurado su pasaje a los octavos de final de la Copa Libertadores. Las lesiones, las paperas y la doble actividad han tocado al plantel tricolor, pero el entrenador Gustavo Munúa ha sabido manejar sus piezas y quienes han entrado le han dado resultado.

El técnico ha consolidado una base en su equipo, con una línea de cuatro defensiva que se forma de memoria –con Jorge Fucile, Mauricio Victorino, Diego Polenta y Alfonso Espino– y con una línea central, desde la zaga al ataque, que tiene a Polenta en el fondo, Santiago Romero en el medio y Nicolás López. Si se tiene en cuenta a Esteban Conde, inamovible en el arco, se forma una cruz con los jugadores indispensables para el entrenador.

Sobre esa columna central, Munúa, por las bajas, ha tenido que ir colocando jugadores a los costados, para lo que ha sabido administrar bien su plantel ya que los ingresos le han dado resultado. Es cierto que se vio obligado a mover el equipo por la epidemia de paperas, pero los jugadores le han respondido, por lo que, llegando a la mitad de abril, el plantel tiene una cantidad equilibrada de minutos. Del otro lado de la vereda, Peñarol sufrió la falta de rotación, con varias lesiones musculares de la que recién ahora se recupera. También por contraste, entonces la decisión de Munúa aparece correcta.

Línea por línea, sin contar el arco, la defensa es el sector más regular si se tienen en cuenta que Fucile, Victorino, Polenta y Espino son los que tienen más presencias. El capitán y el lateral izquierdo tienen 990 minutos –en el Clausura y la Copa–, y los siguen el lateral derecho con 942 y el experimentado zaguero con 841.

Luego, en un segundo escalón, aparecen Erick Cabaco, quien comenzó de titular en los primeros partidos, Mathías Olivera, Sebastián Gorga y Alejandro Cavanna.

En el medio campo ha habido más movimientos. La dupla Santiago Romero-Gonzalo Porras era intocable en el doble cinco, pero luego de que el segundo se contagiara de paperas, el entrenador buscó un socio para "el Colo" y apostó a Felipe Carballo, el juvenil que fue tomando minutos y que ha sido indiscutido desde que entró, destacándose satisfactoriamente en el partido del domingo ante Defensor, en el que marcó un golazo y fue figura.

Romero es el tercer jugador con más minutos en el equipo de Munúa en el actual semestre y además de jugar en el doble cinco, le ha dado una mano al DT como lateral derecho ante Palmeiras.

Al armar la zona de volantes, el entrenador también ha utilizado a Sebastián Eguren –a quien también colocó como zaguero cuando visitó a los brasileños–, a Ignacio González, mientras que Matías Cabrera, uno de los afectados por paperas, ha tenido pocos minutos.

Luego viene el sector en donde el DT más ha tenido que ingeniárselas, el ataque. Ahí, Nico López es el referente y el que más participación ha tenido, jugando los 13 encuentros disputados y sumando 1.123 minutos.

Para rodear al Diente, Munúa comenzó colocando a Leandro Barcia por derecha y a Kevin Ramírez por izquierda. Ambos jugadores, desde los extremos, también se paran como volantes para recuperar el balón. Además de ellos, Ignacio González fue el lanzador en aquellos primeros.

Con el correr de los partidos, el entrenador prefirió poner a Sebastián Fernández en lugar de Nacho y por momentos retrasó unos metros a López, alejándolo del área.

Las bajas de Papelito, Ramírez y Barcia, le dieron la titularidad a Christian Tabó y el brasileño Leo Gamalho, quienes la aprovecharon con buenos rendimientos –y goles– y se han mantenido en el equipo. Además, Ramírez –uno de los jugadores preferidos de Munúa– recuperó su puesto en el sector izquierdo.

Nacional tuvo un solo partido con rotación y le fue mal: cayó 2-0 ante Plaza, cuando el DT modificó a casi toda la oncena. Luego, por las lesiones y paperas, el equipo ha tenido un recambio forzado pero que, por los buenos rendimientos de quienes entraron, le ha dado resultado al técnico. De cara al partido del jueves ante Central y ya clasificados, Munúa abrió la posibilidad de hacer un equipo mixto, confiado en que tiene plantel para hacerlo. l

Línea por línea los que más jugaron

Goleros
Esteban Conde: 1.180 minutos
Luis Mejía: 90 minutos
Defensas
Diego Polenta: 990 minutos
Alfonso Espino: 990 minutos
Jorge Fucile: 942 minutos
Mauricio Victorino: 861 minutos
Erick Cabaco: 309 minutos
Mathías Olivera: 180 minutos
Sebastián Gorga: 90 minutos
Alejandro Cavanna: 90 minutos
Volantes
Santiago Romero: 1.047 minutos
Gonzalo Porras: 781 minutos
Ignacio González: 400 minutos
Felipe Carballo: 391 minutos
Sebastián Eguren: 242 minutos
Matías Cabrera: 31 minutos
Delanteros
Nicolás López: 1.123 minutos
Kevin Ramírez: 836 minutos
Leandro Barcia: 695 minutos
Christian Tabó: 482 minutos
Sebastián Fernández: 433 minutos
Léo Gamalho: 305 minutos
Alejandro Barbaro: 108 minutos
Juan Cruz Mascia: 60 minutos

Populares de la sección

Acerca del autor