Nacional lo emparchó con el juez y con rebeldía

El tricolor empezó mal, sin fútbol y con problemas defensivos, que arregló al final con Abreu, Alonso, Recoba y el juez Osses

Con serios problemas de funcionamiento en ofensiva y con fallas en la defensa, que a los 25 minutos lo habían dejado 0-2 en el marcador, Nacional arregló su debut en la Copa Bridgestone Libertadores con actitud, pelotazos al área, la cabeza de Abreu, el oportunismo de Iván Alonso y la mano que le dio el árbitro chileno que en los descuentos no sancionó un claro penal de Israel Damonte sobre Damián Díaz, que hubiera sido lapidario para los intereses albos.

No fue bueno el arranque de Nacional en este 2013. Por ningún lado. Porque en el inicio del encuentro el equipo del Chavo Díaz sintió la presión de querer resolver lo que no podía debido a que el fútbol no fluía. Porque Albín y Sánchez parecieron estar incómodos en los lugares que ocupaban. El primero, porque apareció encajonado sobre la derecha y limitado por su perfil zurdo, y el segundo, porque se quedó sin espacios para aprovechar la velocidad que desarrolla por la punta. Recién a los 26 minutos el entrenador los cambió y allí parecieron soltarse. Pero cuando eso sucedió, el partido ya estaba cuesta arriba para los tricolores, porque dos errores habían derivado en la ventaja parcial de los visitantes. El primero fue de Damonte, que terminó en un golazo de otro partido de Díaz, y el otro por una falla entre Álvarez y Cortés, que aprovechó Nahuelpan.

Lo único que se rescató de Nacional en ese primer período fue la actitud que tuvo para presionar y recuperar la pelota. Lo hizo permanentemente, tuvo el balón, pero no supo resolver.

El 4-2-3-1 que planteó el técnico de Nacional (ver página 6) no resultó la mejor opción porque el equipo apareció muy partido, con seis hombres defendiendo y cuatro atacando, cuando en realidad, el éxito de la estrategia pasa por la solidaridad que no tuvieron los que marcaron para sumar en la ofensiva, ni los que atacaron para sumarse a defender.

En el complemento el partido cambió por la inercia propia que le dieron las presencias de Abreu y Recoba. El Chino no empezó bien. Estuvo muy impreciso en los centros, hasta que al final metió la pelota para el empate. Antes fue Luna, que también había ingresado para el segundo tiempo, el que colocó el centro a través de un córners que a los 69 minutos Abreu transformó en el 1-2.

Después del gol, el árbitro expulsó a Perloza y luego a Lembo, aunque el de Nacional permaneció 5 minutos en cancha porque el chileno no se dio cuenta que le había mostrado la segunda amarilla.

En los descuentos Osses no sancionó un penal y al final, más a corazón que a otra cosa, Alonso encontró el empate y alivió la tensión de un equipo que empieza a sufrir 2013 en lugar de disfrutarlo.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios