Nacional le saca jugo a las bandas

El equipo de Álvaro Gutiérrez aprovecha los extremos y los pelotazos lanzados por Gonzalo Porras

La utilización de las bandas es una de las armas fundamentales que tiene Nacional en ataque, juego que seguramente tratará de imponer el domingo 17 en el clásico. La velocidad de Leandro Barcia por derecha y de Carlos De Pena por izquierda resultaron clave en la mayoría de los partidos del Clausura. Pero no solo por picar y tirar el centro. En Los Céspedes suelen ensayar las jugadas, involucrando a los laterales y por supuesto al referente de área que tiene el equipo: Iván Alonso. 

Debido a las características de los laterales, es Alfonso Espino el que participa más en el juego ofensivo, haciendo el 2-1 con De Pena. Muchas veces el lateral pasa por detrás del delantero en busca del pase o para abrir a las defensas. Por derecha Nacional no tiene esa función tan aceitada, ya que Sebastián Gorga es un zaguero devenido en marcador de punta y por lo tanto no posee la destreza ni la velocidad para sorprender en ataque y juntarse con Barcia. 

Éste suele aparecer en el área cuando desborda De Pena. Busca  el vacío y ahí trata de anticiparse a los rivales. 

Alonso es el referente de área, pero no solo cumple la función de hacer los goles. También colabora mucho con el juego asociado. Baja a buscar la pelota, distrae marcas y deja espacios para sus compañeros. Se trata de un futbolista de vital importancia en el ataque albo. 

Pero el campeón del Apertura tiene otros atributos para lastimar a los adversarios. La pegada de Gonzalo Porras, por ejemplo. Los primeros dos goles de Nacional frente a Rentistas surgieron de los pies del volante. 

Además de recuperar la pelota tiene como virtud la buena distribución, el panorama y la exactitud. Es además, el ejecutante de los tiros de esquina. 

En múltiples oportunidades el equipo utiliza el argumento del pelotazo largo desde la zaga. Así, a los 40 segundos de juego sorprendió a Racing: pase largo de Diego Polenta para la corrida de De Pena, centro y cabezazo de Barcia. 

Gutiérrez no oculta que a veces juega a esperar y salir de contragolpe. En un equipo grande, esto no es bien visto. Pero a Nacional le dio gran resultado en el Apertura. 

Cuenta para eso con los atributos señalados al principio: la velocidad de sus delanteros, que se repliegan hasta la mitad del campo y salen a toda velocidad hacia adelante. 

La capacidad de Gastón Pereiro para asistir o desequilibrar en forma individual ha sido trascendente en el juego ofensivo de Nacional, pero no estará en el clásico y en los siguientes partidos del torneo. Para sustituirlo el entrenador analiza la posibilidad de cambiar el sistema y poner a tres volantes de recuperación (al agregar a Diego Arismendi) o a Jorge Fucile por derecha. 

El as en la maga puede quedar  en el banco. Es Álvaro Recoba, especialista en entrar y dar vuelta los clásicos.


Populares de la sección

Comentarios