Nacional larga el operativo Danubio

Munúa deberá decidir si mantiene o no la estructura con la que afrontó el clásico
Nacional vuelve este lunes a los entrenamientos, a la hora 10 en Los Céspedes, para empezar a preparar un partido clave en el Torneo Apertura, el de Danubio.

El encuentro se disputará el sábado a la hora 16 en Jardines del Hipódromo, en lo que implica una salida de riesgo para los tricolores que están segundos a dos puntos de Peñarol cuando quedan nueve unidades por disputase.

Tras el empate en el clásico (1-1) a Nacional le quedará enfrentar a Danubio, Rentistas (como local) y Liverpool como visitante.

En tanto, a Peñarol le quedan Wanderers (local), Plaza Colonia (visitante) y Juventud (local).

Plaza Colonia ya anunció a través de su gerente deportivo, Carlos Manta, que si Peñarol puede dar la vuelta cuando enfrente a los patas blancas fijarán el Estadio Centenario en busca de una buena recaudación.

Pero Nacional piensa en el primer paso que debe dar para seguir en la lucha por el Apertura.

Y ese es Danubio, en un escenario complicado.

Los franjeados vienen lejos de la lucha por la punta. Están séptimos a nueve puntos del líder.

Su torneo ha sido accidentado ya que tras la sexta fecha fue cesado como entrenador Jorge Castelli tras sufrir cuatro partidos sin triunfos (derrotas ante El Tanque Sisley, Defensor Sporting y Fénix más un empate ante Sud América) además de la eliminación en primera ronda de la Copa Sudamericana a manos de Universidad Católica.

A partir de la séptima fecha tomó el timonel Luis González que cosechó un empate (Racing), dos derrotas (Peñarol en Jardines y River Plate en el Saroldi) y tres triunfos consecutivos: Rentistas (2-0), Liverpool (4-0) y Villa Teresa (1-0).

¿Qué hará Munúa?

El gran dilema que deberá definir el técnico de Nacional es si visita Jardines con el planteo especulativo que utilizó en el clásico (4-4-2) o si vuelve a las fuentes con un sistema donde el equipo sea más ambicioso en ataque (4-3-1-2).

La conformación del mediocampo ante Peñarol con Santiago Romero, Sebastián Eguren, Gonzalo Porras y Mathías Abero le permitió a Nacional maniatar a los aurinegros. Pero también les quitó poder de ataque donde Sebastián Fernández e Iván Alonso fueron poco abastecidos.

Habrá que ver si el entrenador opta por devolverle la titularidad a Rodrigo Amaral para jugar como enganche o tercera punta. En ese caso saldría Sebastián Eguren que ha sido suplente del tándem Romero-Porras, aunque en el clásico fue de los mejores jugadores de la cancha.

Jardines está a la vista y Nacional se prepara. Una nueva final lo espera. Ser más ambicioso o mantenerse en el plan de la cautela es la cuestión. Mientras los ojos están puestos en Uruguay-Chile, Munúa delibera.


Populares de la sección