Nacional en la hora de la verdad

El albo enfrenta a Corinthians por octavos de final, un partido clave que puede definir el futuro tricolor en la temporada
Nacional sorteó uno de los grupos más difíciles de la Copa Libertadores. Fue líder hasta la última fecha, cuando Gustavo Munúa decidió cuidar a varios futbolistas y perdió el lugar de privilegio frente a Rosario Central. El equipo demostró, especialmente frente a Palmeiras (al que venció las dos veces) que tiene nivel como para seguir avanzando en la competencia.

Embed

Los encuentros frente al conjunto brasileño le sirvieron de medida para enfrentar ahora a Corinthians, otro equipo de la misma zona. El 3 de abril, antes de jugar contra Nacional, Palmeiras le ganó 1-0 a Corinthians por el campeonato Paulista.

El Timao, dirigido por Tite (el mismo técnico que lo llevó a ganar la Copa Libertadores 2012), acaba de ser eliminado del torneo éstadual por un desconocido Osasco Audax, por lo tanto, antes de empezar el Brasileirao, lo que le queda es apostar a la Copa.

Para Nacional es un momento delicado. Puede pasar que elimine a Corinthians de la Copa y continúe ganado en el Clausura, lo que sería el panorama ideal para el conjunto de Munúa.

Pero si hoy no obtiene un buen resultado de local, entrarán las dudas sobre qué tiene que hacer el entrenador: si abandonar la Copa –tan esquiva para los equipos uruguayos en las últimas décadas (el último en ganarla fue Nacional en 1988)– y dedicarse al Campeonato Uruguayo, o ir con todo a Brasil aunque en pocos días tenga que jugar frente a Peñarol.

Por eso es la hora de la verdad. Un partido clave el que disputará a la hora 21.45 en un Parque Central repleto.

Lo positivo es que Munúa recuperó a su equipo ideal. El fin de semana volvieron Gonzalo Porras y Sebastián Fernández tras recuperarse de paperas, y hoy retorna Santiago Romero, quien cumplió un partido de suspensión en el marco internacional.

Para integrar el banco de suplentes concentraron Luis Mejía, Erick Cabaco, Felipe Carballo, Sebastián Eguren, Matías Cabrera, Christian Tabó, Marcio Benítez y Léo Gamalho. Quedó afuera Ignacio González.

Están todos

Santiago Romero se suma hoy al equipo titular. El fin de semana ya lo habían hecho Porras y Fernández. De modo que Munúa tiene a todos los jugadores principales para armar la oncena que más se adapta a su idea. Romero y Porras forman el doble cinco, Barcia y Ramírez hacen el recorrido por los extremos, mientras que López y Fernández rotan sus posiciones o llegan los dos al área cuando el fútbol se desarrolla por las bandas.

Firmeza defensiva

Nacional recibió cuatro goles en los últimos dos partidos de la Copa. Empató 2-2 contra River Plate y perdió 0-2 frente a Rosario Central. Contra los argentinos Munúa armó una defensa improvisada, con Mejía; Gorga, Cabaco, Polenta y Espino. Pero frente a los darseneros jugaron los titulares, los mismos de hoy. En este semestre Nacional ha demostrado mayor firmeza jugando de visitante que de local, aspecto que hoy tiene que mejorar.

Nicolás López

Es el futbolista clave en el rendimiento ofensivo del equipo, el goleador con 10 tantos, tres de ellos en la Libertadores. Empezó el semestre jugando de centrodelantero, pero después, debido al flojo rendimiento de Ignacio González, Munúa lo retrasó unos metros en una especie de enganche. Perdió expresividad en la red, pero posee condiciones para desequilibrar en cualquier momento.

De Loustau a Loustau

Montevideo. Nacional y Corinthians se enfrentaron solo dos veces por la Copa Libertadores. En la edición de 1991 compartieron el mismo grupo, junto a Bella Vista y Flamengo. Lo anecdótico, además de los resultados y de quienes jugaron aquellos encuentros, es que el partido de vuelta fue arbitrado por el argentino Juan Carlos Loustau, el padre del juez de hoy en el Parque Central, Patricio Loustau. Nacional y Corinthians no se superaron, ya que igualaron 1-1 en Montevideo y 0-0 en San Pablo. Los albos se clasificaron, en octavos superaron a Bolívar y en cuartos cayeron con Colo Colo.

OPINIÓN

La Libertadores es el principal objetivo de Corinthians

Contra Nacional, el mayor objetivo de Corinthians, el actual campeón brasileño, será levantar la cabeza. El equipo dirigido por Tite venía realizando una excelente campaña en el campeonato estadual paulista hasta este último fin de semana, cuando fue eliminado por el modesto cuadro de Osasco Audax, un equipo de cuarta división del fútbol brasileño. Vale decir que los brasileños le dan mucha importancia a estos torneos. Ante ese panorama, la Copa Libertadores se convierte en el principal objetivo de la institución junto con la aspiración del bicampeonato. Corinthians, campeón de la Libertadores 2012 de la mano del entrenador actual Tite, deberá para este cotejo realizar varios cambios tras la eliminación del fin de semana. En este sentido, Yago, Guilherme y Alan Mineiro tienen muchas posibilidades de salir de la oncena titular luego de mostrar un bajo rendimiento. Sí está confirmada la ausencia de Giovanni Augusto por lesión; titular indiscutido. El jugador se perderá los dos partidos contra Nacional. Otra baja en el equipo corinthiano será Rildo, también por lesión. Fagner será una de las altas y aparecerá como titular luego de cumplir suspensión . Más allá de que en lo previo Corinthians era uno de los equipos favoritos a ganar la Libertadores, el cuadro se encuentra en un proceso de reconstrucción. Un ejemplo de esto es que seis jugadores titulares que fueron importantes en la conquista del Brasileirao 2015 fueron vendidos a otros clubes. A su vez, el equipo contrató para esta temporada 11 nuevos jugadores. Por lo que existe un poco de incertidumbre sobre lo que puede llegar a ocurrir en la eliminatoria contra Nacional, máxime cuando se trata de un rival con una rica historia en Copas Libertadores.
Gabriel Carneiro, diario Lance!



Populares de la sección