Nacional fue letal en el área rival

A los 15’ ganaba con goles de Barcia y Alonso; después sufrió a Racing que descontó por medio de Affonso primero y Zabala después, pero lo liquidaron Pereiro y Arismendi

La efectividad de Nacional en el área de Racing resultó clave para llevarse la victoria del Parque Viera. Con goles de Leandro Barcia, Iván Alonso, Gastón Pereiro y Diego Arismendi, los tricolores vencieron 4 a 2 y consiguieron, en la novena jornada, un hecho inusual: ganar dos partidos seguidos. Los  tantos de Mauricio Affonso y Diego Zabala mantuvieron vivo el partido hasta el minuto 79.

Tres puntos necesarios para el equipo de Gutiérrez. En el peor de los casos mantendrá la distancia de 11 sobre Peñarol en la tabla Anual y en el mejor de los escenarios quedará a tres de los aurinegros en el Clausura y 14 en la Anual.

Nacional llegó tres veces al arco de Racing durante el primer tiempo. Las primeras dos terminaron adentro y la tercera fue un remate de Gastón Pereiro que desvió Nicolás Gentilio al córner. Así se explica, a grandes rasgos, la victoria tricolor, pese a las diferentes oscilaciones que tuvo el partido. Convengamos, también, que Racing regaló los primeros 15  minutos de juego.

Fue sorprendido el fondo cervecero con el primer gol, convertido por Barcia a los 40 segundos de juego. El público se estaba acomodando en los asientos cuando partió el pelotazo de Diego Polenta, de inmediato el centro de Carlos de Pena y la fulgurante entrada de Barcia para clavar el cabezazo.

Racing no se paralizó con el estupor. Empezó a gravitar Juan Pablo Rodríguez, bien tirado sobre la banda izquierda. El equipo de Santiago Ostolaza (técnico debutante) generó por ese sector las primeras ocasiones.

Pero Nacional arrimaba brasa al área y quemaba. Cuando se estaba por cumplir el primer cuarto de hora, Pereiro abrió a la derecha para Barcia, el autor del primer gol levantó el balón que no pudo cabecear con precisión De Pena y le quedó servida a Iván Alonso. Toque de zurda del goleador y 2 a 0. La soledad con que apareció el centrodelantero es otro punto flojo de la defensa de Sayago.

Dos aceleradas a fondo y dos goles. Parecía mucho para el conjunto de Ostolaza. Sin embargo, a lo bueno que hacía Rodríguez por izquierda se sumó Zabala por derecha. Y entre ambos comenzaron a abrir flancos, hasta que llegó el descuento.

El centro de Darwin Torres llegó al corazón del área y el lungo Affonso colocó un preciso golpe de cabeza, mientras los defensores miraban y Gustavo Munúa reaccionaba tarde.

Por primera vez se puso a tiro Racing y continuó dominando el juego. La pulcritud en el manejo de Ignacio Nicolini y de Jesús Trindade en el mediocampo fue un plus que colaboró con la buena labor de los delanteros.

Nacional se arropó en su cancha. Es una característica de este equipo de Gutiérrez. Defender con 10 hombres, dejando solo a Alonso arriba y jugarse a la velocidad de Barcia o De Pena por las bandas. Pero Racing, que utilizó un 4-1-4-1 como sistema táctico, no dejó espacios. Pereiro apareció solo con un remate que desvió Gentilio, aunque en el complemento resultó determinante con un gol donde desparramó sobre el césped todas sus credenciales.

Ahí tienen, esto es lo que tengo para ustedes, pareció decir el volante cuando recibió en el área el pase de Alonso, enganchó y sacudió la red. Era la tercera ocasión que tenía en el partido y fue la vencida.

Unos minutos antes Pablo Lacoste se perdió el empate tras una mala salida de Munúa y unos minutos después Zabala acortó la diferencia tras terminar una jugada made in Parque Roberto. Rodríguez ejecutó el tiro libre por arriba de la barrera y Zabala no falló frente a Munúa.

Otra vez Racing se puso a tiro. Manejaba mejor la pelota que Nacional, pero los tricolores eran contundentes. Después sucedió una jugada polémica dentro del área de Nacional, muy protestada por los jugadores de Racing. La impresión desde la tribuna fue que Polenta bajó la pelota con la mano, pero el árbitro dejó seguir.

Gutiérrez trató de darle más vivacidad al ataque, puso a Ignacio González por De Pena y mandó a Pereiro a la banda izquierda. Después reforzó la defensa con el ingreso de Guillermo De Los Santos por Espino, pasando Polenta a marcar el lateral zurdo.

El encuentro entraba en el tramo final y no estaba cerrado. Hasta que Arismendi aprovechó la inacción de los defensores de Racing tras un tiro de esquina (mal sancionado por el árbitro) efectuado por Porras y marcó, casi que de casualidad, el cuarto y definitivo gol.

Nacional resultó letal en el área, recobró la memoria del Apertura y por primera vez en el Clausura sumó seis puntos seguidos. Racing no tiene consuelo, pero jugó como para confiar.


Populares de la sección

Comentarios