Nacional-Estudiantes: por ahora 20 policías antimotines para un partido de alto riesgo

El Mayor Eduardo Ojeda, encargado de seguridad en el fútbol, dijo que nadie les ha advertido sobre mayores problemas

Nacional jugará el viernes el primer amistoso de la era Munúa contra Estudiantes de la Plata en la ciudad de Paysandú. El partido tiene como espectáculo previo la entrega de la Copa Uruguaya a los tricolores que no pudieron dar la vuelta olímpica el día de la consagración debido a los incidentes generados por la parcialidad de Peñarol.

Pero hay detalles que hacen al entorno que se deben tener en cuenta. Debido a los antecedentes, el amistoso se transforma en un duelo de alto riesgo y para el cual se debe tomar las prevenciones del caso.

¿Cuáles son los motivos para estar atento ante un partido amistoso?

La última vez que Nacional y Estudiantes jugaron un amistoso terminó a los tiros en las afueras de Jardines del Hipódromo. Sabido es que la parcialidad de Estudiantes tiene una eterna y larga amistad con la de Peñarol. Suelen tener intercambios de hinchas y es común ver camisetas y banderas albirrojas en el sector de la barra aurinegras y viceversa.

Es común que la hinchada de Nacional le cante a la de Peñarol aludiendo justamente a su amistad con Estudiantes.

Para este partido se decidió que el equipo argentino no tenga lugar asignado y por lo tanto no haya venta de entradas, lo que no quita que si lo desean lo puedan hacer.

A los tiros

En julio de 2007 se jugó la Copa Ricard con Nacional, Peñarol, Danubio y Estudiantes como protagonistas.

Peñarol ganó el clásico y Danubio venció a los pincharratas, lo que determinó que Nacional y Estudiantes debieran jugar por el tercer puesto. El partido se jugó el sábado 22 de julio en Jardines. Y el clima previo estaba extraño. Desde el jueves los parciales habían intercambiado amenazas a través de las redes sociales.

Según se informó en aquel entonces, a los pocos minutos de iniciado el juego llegó un grupo de hinchas de Peñarol a respaldar a sus amigos de Estudiantes. Y empezaron los problemas. Corridas, pedreas, cantos en tono de amenaza y heridos.

El tema pasó a mayores afuera y se escucharon balazos, lo que motivó la actuación de la Guardia Metropolitana, que por orden de la Jefatura había dispuesto un operativo especial de seguridad.


Metropolitana manda 20 efectivos

El Observador se contactó con el mayor Eduardo Ojeda, encargado de la mayor parte de los operativos en el fútbol y activo participante de las reuniones con la Comisión de Seguridad de la AUF, que afirmó: "Brindaremos asistencia a la policía de Paysandú con 20 efectivos de la fuerza choque".

Mayor Eduardo Ojeda: "Brindaremos asistencia a la policía de Paysandú con 20 efectivos de la fuerza choque" para Nacional-Estudiantes.

"Por ahora no nos comunicaron nada del Ministerio. Son ellos los que manejan la información sobre los antecedentes y cuanta gente va a asistir al partido", agregó.

Para el compromiso que se jugará el viernes en el Estadio Artigas se pusieron a la venta 11 mil entradas.

Ojeda agregó que en el último antecedente de un partido oficial entre Nacional y Estudiantes no sucedió nada.

"Yo fui a La Plata en el año 2009 cuando jugaron por los cuartos de final de la Libertadores. Allá mataron a un hincha de Estudiantes en su propia tribuna. Era un lío que tenían entre ellos. Y en la revancha jugada en Montevideo, donde Nacional perdió, no pasó nada", dijo.

El subsecretario de Interior, Jorge Vázquez, había dicho en VTV: "No queremos más partidos de alto riesgo".


Populares de la sección

Acerca del autor