Nacional encomendado a los Reyes Magos

Nacional no cerró ninguna incorporación y los nombres apuntados se resolverán en los primeros días de enero. Fucile y Munúa volvieron a Europa mientras varios clubes se relamen por Regueiro

Al asumir la conducción técnica de Nacional, por segunda vez en su carrera, Gerardo Pelusso licenció a los periodistas hasta el dos de enero, fecha en que el equipo tricolor comenzará la pretemporada en Los Céspedes.

Si bien ya rondaron los nombres de Gustavo Múnua, Jorge Fucile, Mario Risso, Sebastián Coates, Leonardo Ponzio y Mario Regueiro, en Nacional se repite la tendencia de los últimos períodos de pases; hermetismo y trabajo al margen de los nombres conocidos.

Los hinchas de Nacional esperan ansiosos la llegada de algunos jugadores para refrescar un plantel que no pudo ganar el campeonato y que, además, perdió los tres clásicos del año que se cierra.

Mario Regueiro se encuentra en nuestro país hace varios días y manifestó en todo momento su intención de llegar a Nacional. De estrecha relación con el actual gerente deportivo, Alejandro Lembo, el delantero cuyo último club fue Racing de Avellaneda se molestó por la oferta que le acercó Nacional, la cual calificó de “inadmisible”.

Según supo El Observador, Nacional le ofreció a Regueiro un contrato a rendimiento por seis meses, con el objetivo de evaluar la condición física del futbolista. De aceptar esta oferta, Regueiro sería de los jugadores peores pagos del plantel, aunque el salario no sería el impedimento para la firma, sino la duración y las características del contrato ofrecido.

Defensor Sporting, que ya cerró la contratación de Matías Alonso, y Liverpool, que busca el concurso de Sergio Blanco, también ofertaron por Regueiro con el fin de que la Hiena se transforme en refuerzo para sus ofensivas.

Otro de los futbolistas con los que sueña la dirigencia encabezada por Eduardo Ache es el arquero Gustavo Munúa. El actual golero de la Florentina de Italia estuvo en Uruguay para pasar la Navidad y ya se encuentra en Firenze, donde su equipo entrena hoy por la tarde.

El presidente de Nacional, Eduardo Ache, es quien encabeza directamente las gestiones para repatriar al arquero que tiene contrato por otras dos campañas con el equipo italiano. La oferta de Nacional es por dos temporadas y media con un salario que se transformaría en el más alto del plantel. Para su arribo falta que el jugador logre desvincularse del club europeo que lo contrató en junio de este año.

El tercer jugador importante al cual Nacional apunta antes de comenzar los entrenamientos es Jorge Fucile. El lateral, integrante de la selección uruguaya, se encuentra en Portugal para intentar convencer a los directivos del Porto de cederlo los próximos seis meses para desembarcar en Nacional. El equipo lusitano le comunicó que no lo iba a ceder porque pretende quedarse con la totalidad de sus derechos económicos.

Si bien dirigentes tricolores informaron que existe el acuerdo entre Nacional y Porto para liberar al jugador y también un acuerdo salarial con Fucile para que el futbolista juegue en los albos, el equipo luso hizo pública su intención de percibir cinco millones de euros por Fucile. El mayor argumento que tiene el ex Liverpool es una deuda de 200 mil euros que Porto mantiene con él, por conceptos de premios y sueldos.

El Porto pretende liberar a Fucile siempre y cuándo el uruguayo renuncie a cobrar la deuda que le corresponde. Si las partes no negocian y se mantiene el mismo escenario, Fucile no descarta iniciar acciones legales ante los tribunales de FIFA, lo que lo dejaría seis meses sin actividad, y se perdería el Mundial de Brasil a disputarse en 2014.

Nacional comenzará la pretemporada el próximo jueves en Los Céspedes. El primer partido de riesgo en la vuelta de Gerardo Pelusso como entrenador, será el clásico ante Peñarol por un torneo de verano el sábado 11 de enero.


Populares de la sección

Comentarios