Nacional ejerció su poder

El equipo de Lasarte logró llevarse tres puntos de oro para seguir como líder
Muchas veces sucede que un equipo es superado en varios momentos de un partido y, sin embargo, en cualquier momento resurge.

Cuando más contra las cuerdas está, -como el mejor boxeador-, de repente saca el golpe perfecto y en el instante justo para liquidar al adversario.

Esa también es una faceta de los grandes equipos. No se trata de Real Madrid ni Juventus que al mismo tiempo jugaban la final de la Liga de Campeones, pero sí de Nacional, un conjunto con un poder adquisitivo mucho menor, pero que es un grande de Uruguay y de América.

Danubio era neto dominador del partido. Tuvo 30 minutos en los que arrinconó a su rival, en el que se hizo dueño de la pelota, en el que hizo sufrir a Luis Mejía y compañía.

Ignacio González fue el primero en probar de afuera a los 7 minutos y a los 13, Lucas Olaza, un enorme jugador, quien también le pegó y la pelota se fue cerca.

Un tiro libre suyo a los 24', volvió a avisar que Danubio quería y quería. Mientras tanto, Nacional no reaccionaba ya que ni Felipe Carballo ni Diego Arismendi podían controlar ni un balón en la mitad de la cancha que era una pasarela. No había ida y vuelta.
Danubio había comenzado mejor, haciendo el gasto y manejando la pelota, siendo más agresivo e incisivo que su rival.

Sin embargo, todo se vino abajo luego de un centro de Tabaré Viudez en el que una vez más, Rodrigo Aguirre fue determinante para el 1-0. Iban 31 minutos.

Eso es lo que también tienen los elegidos: aparecen cuando más los necesitan. Entonces el delantero albo fue nuevamente determinante para comenzar un camino sin retorno: el de la victoria y nada menos que en Jardines, algo muy celebrado por el propio Martín Lasarte al final.

Ese gol funcionó como un tremendo golpe para Danubio que empezó a desaparecer de la cancha. Fue un mazazo. Y tanto fue así, que tan solo 5 minutos después, un desborde del Pacha Espino en su partido 100 con Nacional, pegó claramente en la mano de Agustín Peña y Sebastián Fernández lo transformó en gol para el 2-0 casi inesperado a esa altura. El que había hecho todo el gasto se quedaba sin nada. El que había sufrido, estaba dos goles arriba. Así es el fútbol.

Incluso hubo una situación más de gol cuando se terminaba la primera parte tras un gran desborde de Aguirre que se la dejó a Martín Ligüera, pero la gran volea de este se fue apenas por arriba del travesaño de Salvador Ichazo, una gran figura al término del encuentro.

Nacional se volvió a quedar en el comienzo del segundo tiempo. Estaba conforme con el 2-0 y a influjo de Nacho González y Lucas Olaza, el franjeado avanzaba mucho por derecha y estaba cerca del descuento.

El mismo llegó a través de una jugada de González que terminó con el tanto del panameño Abdiel Arroyo y prendía las alarmas en Nacional cuando iban 63 minutos y faltaba mucho.

Danubio entonces volvió a crecer en su fútbol y Mejía le sacó el empate al propio Nacho González, otra de las figuras del encuentro, cuando iban 73'.

El equipo de Lasarte contragolpeaba y a punto estuvo de poner el 3-1 luego de un nuevo desborde por izquierda que Sebastián Fernández emplamó, pero Ichazo atajó notablemente.

De allí hasta el final, solo hubo una jugada notable de Aguirre para que Hugo Silveira tratar de anotar el tercero, pero otra vez Ichazo, enorme, lo dejó sin festejo.

Nacional es el líder, una costumbre que duró casi todo el Torneo Apertura pasado. Ganó sus dos partidos y con propiedad, con pasta de grande, se llevó tres puntos fundamentales de Jardines.

Embed


Populares de la sección