Nacional eficacia

El equipo del Guti tiene el mejor porcentaje de puntos ganados desde el Apertura 2002

Los números de Nacional impresionan. En primer lugar porque revelan la solidez de un equipo que es impenetrable en defensa e imbancable en ataque. Ultra efectivo por sobre todas las cosas. Y en segundo término, porque opacan algo que también salta a la vista: que el equipo no juega lindo.

¿Importa eso? Ya no. El paladar del hincha deja de ser negro cuando las circunstancias lo determinan. Y el momento en el que le tocó asumir la conducción técnica a Álvaro Gutiérrez fue el más complejo de la institución en casi dos décadas.

El Guti llegó al primer equipo tricolor después de que Peñarol le propinara una paliza histórica al cuadro que dirigía Gerardo Pelusso, el pasado 27 de abril por el Torneo Clausura (5-0).

Y desde las cenizas de un tercer puesto que Gutiérrez ayudó a consolidar cerrando aquel torneo con tres triunfos al hilo y asegurando, además, la clasificación a la primera fase de la Libertadores 2015, se construyó una verdadera máquina de cosechar triunfos.

Tanto que los números que lleva en el presente Apertura (nueve partidos ganados y uno solo perdido), son los mejores en el historial de Nacional en torneos cortos con más de 10 partidos jugados.

Bajo la batuta del Guti, Nacional ya ganó el 90% de los puntos en este certamen del que es cómodo líder con 27 puntos, cinco más que Racing y ocho más que Peñarol.

Solo lo supera la campaña del Apertura 2002 cuando el Campeonato Uruguayo estaba dividido en una primera etapa de Clasificación de 17 fechas donde los 10 primeros jugaban Apertura y Clausura. Cada uno de esos últimos certámenes  constaba de apenas nueve partidos.

En aquel entonces, Nacional, dirigido por Daniel Carreño, ganó ocho partidos y empató uno, contra Villa Española (1-1). Fue aquel equipo que ganó el clásico 2-0 con un gol de Óscar Javier Morales y otro –memorable– de Horacio Peralta.

El arquero de aquel equipo de 2002 era, como ahora, Gustavo Munúa.

Otro punto de contacto con el presente es Jorge Fossati, quien dirigía entonces a Danubio al que Nacional derrotó en las dos finales por 2-1, primero en Jardines y después en el Centenario.

Los torneos cortos se disputan desde 1994 y desde la temporada 2006-2007 se juegan con 15 fechas.

Por lo tanto, en un torneo corto con más de 10 etapas, los mejores números de Nacional le pertenecen al que conquistó el Apertura 2009 de la mano de Eduardo Acevedo.

Ese equipo ganó en la cancha el 86,6% de los puntos que disputó y fue campeón con siete unidades de ventaja pese a arrancar el certamen con una sanción de tres puntos por incidentes protagonizados por sus hinchas la temporada anterior.

Sin embargo, esa historia no tuvo un final feliz. Porque en el Clausura 2010, bajo la dirección de Diego Aguirre, Peñarol protagonizó la mejor campaña en la historia de los torneos cortos (ganó el 95,5% de los puntos), le descontó 10 unidades a Nacional en la Tabla Anual y después le ganó el Uruguayo en las finales.

Ahora, Nacional es todo ilusión. Le quedan como rivales Fénix, Peñarol, Cerro, Juventud y Tacuarembó para seguir adelante con su marcha arrasadora.

Los cinco goles recibidos lo hacen la mejor defensa del torneo. Los 23 convertidos el segundo mejor ataque detrás de Defensor Sporting.

Pero más allá de lo numérico está lo que el equipo transmite en la cancha. Que con Diego Polenta en el fondo se terminaron los problemas. Que a Munúa ya ni le patean al arco. Que con Porras el equipo se adueña de la pelota y la hace circular bien. Y que con Iván Alonso hay grito de gol seguro.  


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios