Nacional, efectivo por donde se lo mire

Munúa pasó candado y el ataque no para de facturar; claves para que el tricolor esté en la cima

La solvencia defensiva y el poder del ataque. En esos pilares se basa el éxito del ciclo de Álvaro Gutiérrez en Nacional que el domingo tomó la punta del Torneo Apertura tras ganarle a Rampla Juniors mientras Racing cayó goleado ante Defensor Sporting.

Nacional lleva 381 minutos sin recibir goles luego del tanto que le anotara Santiago “Morro” García en el encuentro que los albos derrotaron 3-1 a River Plate.

Después pasaron Danubio, Atenas, Wanderers y Rampla Juniors sin poderle marcarle a Gustavo Munúa que en esto de cerrar el arco sabe: en 2003 estuvo 963 minutos sin conceder goles quedando cerca de batir el récord de 987 de Ladislao Mazurkiewicz.

Más que en las atajadas de Munúa, el levante defensivo que tuvo Nacional –a partir de la cuarta fecha– se debió al ingreso de Diego Polenta.

El zaguero tiene voz de mando, es prolijo con la pelota, sabe discernir cuándo hay que reventarla o cuándo hay que apoyar con un pase, y se hace sentir en las divididas: las gana todas.

Nacional es el segundo equipo menos goleado en el Apertura con cinco tantos. Solo lo supera en el rubro Peñarol, que recibió cuatro tantos y que estuvo 425 minutos sin recibir goles entre las actuaciones de Pablo Migliore y la del juvenil Washington Aguerre contra Tacuarembó.

En materia atacante, el tricolor es junto a Racing el segundo mejor anotador en el certamen con 19 goles, detrás de los 22 de Defensor Sporting.

Los albos son los que mejor equilibran el rubro goles con un saldo positivo de +14, seguido de Defensor con +10 y Peñarol con +8.

Un dato que no es menor es que de la mano de Álvaro Gutiérrez, Nacional marcó en los 11 partidos oficiales que disputó.

Con Gerardo Pelusso, contando entre Copa Libertadores y Torneo Clausura de este año, Nacional solamente tuvo una racha de tres partidos seguidos anotando (2-0 a Oriente Petrolero, 2-0 Racing y también 2-0 a Rentistas).

Gutiérrez igualó con sus 11 partidos marcando a Rodolfo Arruabarrena que en el Apertura 2013 hizo lo propio, con una gran diferencia: perdió cuatro de los 11 compromisos mientras que el Nacional del Guti solo registra una caída, ante El Tanque Sisley.

La última vez que el tricolor no marcó fue el fatídico 27 de abril de este año, en el 0-5 ante Peñarol.

El resultado catastrófico precipitó la salida de Gerardo Pelusso y la asunción del mando de Gutiérrez que ganó los últimos tres partidos del Clausura 2014 y siete de los ocho que dirigió en este Apertura. En todos su equipo marcó al menos un gol.

Los números son el mero reflejo de una conducción prudente. Gutiérrez mira mucho a su rival de turno a la hora de plantear los partidos y ha probado distintos sistemas y diferentes variantes tácticas para neutralizarlos y potenciar, al mismo tiempo, a su plantel. Y con esta efectividad al palo, el tricolor es el puntero.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios