Nacional a correr de atrás

El tricolor estuvo al borde del nocaut y terminó dominando ante un Wanderers que lo bajó del primer lugar de la Anual y de su serie

La gente bajaba las escaleras del Parque Central con una extraña sensación. Navegó por innumerables estados de ánimo. Nerviosismo, bronca, impotencia, felicidad, locura, y una adrenalina final que le permitió retirarse con la sensación del deber cumplido. Es que el equipo de Martín Lasarte les hizo vivir y los llevó por distintas situaciones.

Nacional no arrancó bien. Fue sorprendido por un Wanderers que jugó un primer tiempo para noquearlo. Para que tengan idea, al minuto Palacios se perdió un gol abajo del arco. Y si bien el tricolor intentó salir a buscar al bohemio desde su punto de inicio de juego, no encontró la pelota.

Con Blanco unos metros más atrás, los del medio tocaron, movieron el balón, lanzaron a los laterales y los de arriba estaban picantes. Rivero cada vez que entraba en juego era un problema.

El bolso avisó a los 12' con un remate cruzado de Espino. De ahí en adelante mandó Wanderers pero sin lastimar. Pasada la media hora de juego Palacios contó un cabezazo al segundo palo.

Hasta que a los 37 llegó el gol de Wanderers en una notable jugada donde Rivero picó al fondo y tiró un centro medido a Palacios que anotó de cabeza.

El nerviosismo se apoderó del Parque. Rafa García se equivocó en una salida y casi provoca otro gol bohemio.

El primer tiempo terminó con la clara sensación de superioridad del bohemio que fue un placer a la vista. Nacional no encontraba acomodo. Los laterales dudaban para mandarse al ataque, a Ligüera lo dominaban. Apenas quedaban los arranques de Aguirre porque Viudez se mostró apático.

Pero en el complemento el bolso sacudió la modorra e hizo vibrar al Parque. Todo ocurrió después de que Palacios le perdonara la vida a Nacional en una acción donde le ganó en el cuerpo a cuerpo a García. Por el medio, con el arco libre, tenía a Rivero, pero pecó de egoísta y desaprovechó el momento de sentenciar.

En la recarga García cortó una pelota en el medio, Viudez levantó la cabeza y lanzó a Aguirre. Wanderers mal parado. El lateral de la derecha no estaba y el delantero albo se fue al mano a mano con Bueno. Lo descolocó y definió notable hacer estallar el Parque.

Con el juego 1-1 Nacional fue una tombra. Wanderers se metió en la cueva y el bolso empezó a golpear la puerta de gol.

Ahora sí era otro Nacional. Espino empezó a aparecer por la izquierda y Otálvaro lanzó peligrosos centros desde el otro sector. A los pocos minutos Lasarte se jugó a la cabeza de Hugo Silveira y lo mandó a la cancha.

Pero se encontró con un Gastón Bueno soberbio, que aguantó el temporal a pie firme.

Aguirre contó con un par de situaciones. Y en los descuentos destiló calidad, pero Martín Rodríguez le ahogó el grito que lo hubiése convertido nuevamente en héroe.

Fue la última. Nacional empató. La gente se fue con la sensación del deber cumplido que le trasmitió el equipo. Hoy, cuando baje a tierra, será tiempo de analizar que perdió el primer luigar de la Anual y de su serie. Nacional vuelve a correr de atrás.

Embed


Populares de la sección

Acerca del autor