Nacional contrató para reforzar el banco

Los cuatro jugadores que llegaron este semestre han tenido escasa participación en el equipo

¿Cuál es el equipo ideal de Nacional en lo que va del Clausura? De acuerdo a la cantidad de minutos jugados es el siguiente: Gustavo Munúa (270’); Sebastián Gorga (270’), Guillermo De Los Santos (270’), Diego Polenta (450’), Juan Manuel Díaz (360’); Gonzalo Porras (442’), Diego Arismendi (360’); Sebastián Fernández (297’), Gastón Pereiro (419’), Carlos De Pena (293’) y Leandro Barcia (233’).

Después siguen, siempre por cantidad de minutos en cancha, Jorge Bava (jugó las primeras dos fechas), Iván Alonso –afuera por lesión–, Álvaro Recoba y José Aja.

En esta lista de 15 futbolistas no figura ninguno de los cuatro jugadores contratados este año con la intención de competir paralelamente en el Clausura y en la Copa Libertadores: Carlos Valdés, Ribair Rodríguez, Gonzalo Bueno y Christian Tabó.

Del torneo internacional quedó eliminado rápidamente, por lo que Álvaro Gutiérrez se quedó con un plantel de 33 jugadores para jugar 15 partidos del campeonato local.

De los refuerzos, el que ha tenido más presencia es el delantero Tabó. Paradójicamente, era del que menos se esperaba en estos primeros meses en el club. Por su juventud, porque llegaba de un equipo chico y tenía que adaptarse y porque en ese puesto el plantel contaba con Leandro Barcia y Sebastián Fernández, entre otros. 

El domingo frente a Danubio fue titular por primera vez y actuó los 90 minutos. Antes había ingresado 24 minutos frente a Sud América y 22 contra El Tanque Sisley. Contra Defensor Sporting y River Plate permaneció en el banco de suplentes.

Le sigue Ribair, experimentado futbolista que llegó al club con la intención de cubrir la baja de Maximiliano Calzada. Sin embargo, salvo el primer partido contra Palestino cuando ingresó por Nicolás Prieto, sus restantes dos presencias fueron para marcar el lateral derecho. Contra Defensor sustituyó al lesionado Santiago Romero y frente a Sud América empezó de titular. Luego se lesionó, faltó a los dos encuentros siguientes y retornó el domingo contra Danubio: recibió un homenaje por su pasado en la Franja y luego observó los 90 minutos desde el banco de suplentes.

Bueno regresó por seis meses. Kuban Krasnodar, club ruso dueño de su ficha, lo prestó para que se recuperara de una operación y consiguiera ritmo. Bueno ha “picoteado” en tres partidos del Clausura y en el que jugó más fue contra River Plate, cuando estuvo 45 minutos en cancha. Luego, entró 22 minutos contra Defensor y 12 frente a El Tanque. Ante Sud América y Danubio permaneció entre los suplentes.

Por último, está el colombiano Valdés. Es el que más demoró en llegar. El más experimentado, mundialista en Brasil 2014, contratado para reforzar la zaga tras la salida de Rafael García. Todos en Nacional se ilusionaron con él; sin embargo, aún no debutó.

Firmó su contrato el 6 de febrero. Desde entonces pasaron 46 días, la revancha contra Palestino y cinco fechas del Clausura, y Valdés solo ha entrenado. En las últimas dos jornadas, contra River y Danubio, estuvo en el banco. Quedan 10 partidos para el final del Clausura y los fallos defensivos del equipo son notorios. ¿Habrá llegado su hora? 

 


Populares de la sección

Comentarios