Nacional busca un respiro

De los últimos nueve partidos que el equipo tricolor jugó en ciudades con altura, ganó tres, empató tres y perdió dos; el miércoles juega en Toluca

Los efectos de la altura. Es lo primero que viene a la mente de los deportistas y simpatizantes del fútbol cuando su equipo tiene que ir a jugar a una ciudad ubicada a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar. Y se plantean estrategias y se confrontan ideas y se realizan entrenamientos previos con ciertas precauciones. El miércoles de madrugada Nacional enfrenta a Toluca, club de la ciudad mexicana del mismo nombre ubicada a 2.680 metros. Una nueva experiencia para los tricolores, que han tenido desempeños dispares en años anteriores. Desde 2004 a la fecha disputó ocho partidos en estadios con altura, de los que ganó tres, empató tres y perdió dos.

Las declaraciones de los futbolistas de Nacional al partir desde Carrasco dejaron en evidencia el plan del técnico Gustavo Díaz para este encuentro. No desordenarse, ser solidarios y buscar el gol por intermedio del contragolpe.

“Tenemos que jugar replegados, juntitos, no desgastarnos corriendo de más” y luego “con los jugadores rápidos que tenemos arriba los podemos dañar” dijo el argentino Israel Damonte.

También Vicente Sánchez, ídolo de Toluca y que conoce muy bien la cancha del Nemesio Diez donde se jugará el partido, habló de mantener el orden en la cancha: “Es complicado jugar ahí, pero tenemos que tener orden para esperarlos y después intentar un gol de contraataque”.

Nacional jugó por última vez en México en la edición 2011 de la Copa Bridgestone Libertadores. No le fue bien, porque perdió 2-0 frente al América, equipo que alineó a Vicente Sánchez y además, marcó el primer gol.

Un encuentro que dejó para la anécdota el viaje en vano de Sebastián Coates, ya que estaba suspendido desde el año anterior. Asimismo, Horacio Peralta se sintió mal el día del encuentro y se quedó en el hotel, por lo que el técnico Juan Ramón Carrasco no pudo completar el banco de suplentes porque había llevado solo 18 futbolistas.

El anterior encuentro en México fue en Morelia, una ciudad con menos altura que el DF. Allá el tricolor empató 0-0. En el plantel estaba Ángel Matute Morales, quien no viajó porque tenía dolores en la espalda. Se especuló que estaba peleado con algunos de sus compañeros.

Otra situación anecdótica sucedió en 2008, cuando Nacional subió a Cuzco para enfrentar a Cienciano. Se registró en ese partido el debut oficial del zaguero Pablo Melo, que increíblemente estaba suspendido desde 2006 y tuvo que cumplir la pena al partido siguiente, frente a General Bolognesi de Perú.

En 2007 Nacional venció 1-0 a Necaxa. El encuentro se disputó en el estadio Azteca porque en el de Aguascalientes, propiedad de Necaxa, cantaba Shakira.

En 2004 Nacional empató sin goles frente a El Nacional de Quito, en la capital ecuatoriana. Un buen resultado, pero que dejó un sabor amargo. El control antidopaje que le hicieron a Sebastián Eguren, volante tricolor, dio positivo de cocaína.

El jugador se defendió diciendo que había tomado té de coca para combatir los efectos de la altura. 


Populares de la sección

Comentarios