Nacional en busca del plan B

Cerro desnudó en el Tróccoli las carencias que tiene Nacional cuando no le dejan espacios al Chino Recoba; el desafío que tiene el entrenador Gustavo Díaz es encontrar otras opciones para cambiar los partidos

Cuál es el plan B de Nacional si no funciona Álvaro Recoba? Es una pregunta que se hizo mucha gente el sábado en el estadio Luis Tróccoli. Nacional perdió 1-0 frente a Cerro y terminó jugando al pelotazo para Sebastián Taborda y Alexander Medina. Lejos de la idea futbolística que pregona el entrenador, de un equipo veloz por las bandas, con traslado de pelota, con intención de llegar al arco adversario jugando a ras del piso.

Después del partido, Gustavo Díaz dijo que el piso del estadio de Cerro “emparejó para abajo” y que por eso Nacional tuvo que jugar “un partido largo”, esto es, al pelotazo, primero para Taborda y luego para él y el Cacique.

No fue una de las tardes iluminadas de Recoba y lo sintió el equipo. Si bien el Chino fue el protagonista de dos oportunidades claras, un remate de derecha que desvió Rolero y un tiro libre que el golero sacó y el balón rebotó en el horizontal, no pudo desequilibrar como lo hizo, por ejemplo, la semana pasada frente a Fénix.

Cerro lo rodeó bien. Siempre había un jugador albiceleste cerca de él. Pellejero, Trujillo y Faletti se encargaron de que no quedara solo. Entonces el volante no pudo desequilibrar con alguna jugada de su calibre y tampoco juntarse con los delanteros, especialmente Luna y Bueno.

Así, Nacional perdió la generación de fútbol que lo había caracterizado en los cuatro partidos anteriores del Apertura. Los punteros tampoco tuvieron espacios para desplegar velocidad ni quien les pusiera la pelota adelante.

El tricolor careció de otra opción para llegar con mayor asiduidad al arco de Rolero. Cuando el técnico buscó variantes, incluyó al argentino Matías Sosa. Pero el futbolista que en el segundo semestre de la temporada pasada fue prestado a River Plate y que ahora se quedó en el plantel por pedido expreso de Díaz, tampoco ha demostrado ser la solución en la creación del juego. Entra apurado y se enreda fácil.

El mismo Díaz reconoció que el sábado “el rival se retrasó y no encontramos los espacios para hacer circular la pelota”. En Uruguay, la mayoría de los equipos se retrasan frente a los grandes, por lo que si no mejora o encuentra una alternativa, el albo va a seguir con problemas.

Lo que quedó claro es que, para el técnico, Sosa está antes que Matías Cabrera, quien permaneció en el banco de suplentes. El frustrado pase al fútbol italiano lo sacó de órbita y aún no encontró su lugar entre los 11.

Cabrera demostró el año pasado que tiene condiciones como para transformarse en el generador del juego cuando no está Recoba. Y es más, también pueden jugar juntos, ya que el ex futbolista de Cerro puede acomodarse por un costado y hacer la doble función de marcar y crear.

Otro de los volantes con que cuenta el plantel es Matías Vecino. Pero, según dijo a El Observador un integrante del cuerpo técnico, Díaz lo prefiere como cuarto volante. Es decir que dentro del esquema habitual, con dos recuperadores en el medio y un enganche, Vecino no tiene puesto.

Sus posibilidades crecerán si el técnico decide cambiar el guión para no recargar tanto en Recoba, a quien, además, los rivales empiezan a controlar. Y el Chino no es un futbolista de gran despliegue como para movilizarse continuamente y desconcertar a sus guardianes.

Bueno, bajo

El bajo rendimiento de Bueno también es sentido por el equipo. El delantero tuvo partidos formidables en el arranque de la temporada, pero poco a poco fue perdiendo explosión. El sábado no se sacó nunca de encima la sombra de su marcador Ravecca. En una sola oportunidad corrió hasta el fondo y metió el centro, pero molestado por el lateral.

Hasta el momento (nueve partidos disputados) el talento de Recoba ha sido fundamental en los encuentros que Nacional ganó, que fueron cinco: dos por la Sudamericana y tres por el Apertura. Cuando intentó variar el sistema, el equipo falló. En Chile arrancó con un solo delantero, Vicente Sánchez y terminó agregando a Jonathan Ramírez, Bueno y Medina. Pero no logró descontar y perdió 2-0.

En la revancha el enganche fue Cabrera, pero Nacional consiguió la distancia definitiva para clasificar cuando entró Recoba, quien marcó un gol de tiro libre y asistió a Vecino para el cuarto tanto.

En la altura de Loja, Díaz agregó un volante de recuperación: jugó con Calzada, Píriz y Damonte. Le dio resultado porque controló la pelota en un ambiente complicado y en el segundo tiempo encontró el gol del triunfo con un cabezazo de Taborda.

Planteó lo mismo en Montevideo, aunque con Recoba y los dos punteros. Pero fue letal. Perdió 2-1 y terminó incluyendo a Sosa, Cabrera y Taborda sin éxito ninguno. Es decir que acá tampoco encontró Nacional la forma alternativa de conseguir el resultado cuando el Chino no desequilibra.

Clave desde afuera

En la temporada pasada, Recoba resultó fundamental para que Nacional consiguiera el bicampeonato. Pero en contadas ocasiones entró desde el principio. Desde el banco se las ingenió para ingresar y cambiar cuando el trámite estaba complicado.

Ese era el plan B que tenía el Muñeco Gallardo en la manga. Si el equipo no funcionaba, entraba el Chino y lo hacía funcionar. Ahora es distinto. Mientras el físico aguante, Recoba es titular, dijo Díaz. Pero no encontró en el banco una solución para cuando le tapen al crack.

Hasta ahora el técnico terminó amontonando delanteros y volantes buscando la heroica, sin conseguirlo.

Los resultados que se dieron el domingo ayudan a trabajar con mayor tranquilidad, porque Defensor, El Tanque y Peñarol empataron, por lo que Nacional quedó apenas a un punto de los líderes y el aurinegro no lo alcanzó.

Esto es un aliciente para el plantel que comienza este lunes la preparación de su próximo partido, frente al Danubio de Carrasco, en el Parque Central.

La cancha del estadio tricolor brinda otras comodidades para jugar. El piso está perfecto como para desarrollar el juego que pretende el entrenador. De todas formas, no es mala idea encontrar un procedimiento por si falla el motor.  

Con un solo delantero

En el primer partido de la temporada, de visitante frente a Deportes Iquique, el técnico armó el equipo con un solo delantero. En aquella ocasión fue Vicente Sánchez. El mediocampo se conformó con Israel Damonte, Santiago Romero y, por las bandas, Matías Cabrera y Matías Vecino. Más adelantado jugó Álvaro Recoba. Nacional no jugó bien, no encontró la solidez que pensó el entrenador con la alineación. 

El mediocampo reforzado

Después de ganar frente a Liga de Loja, con un gol de cabeza de Sebastián Taborda, Díaz intentó cerrar el partido de vuelta en el Centenario. Armó un mediocampo con Facundo Píriz, Maximiliano Calzada e Israel Damonte. Delante el Chino Recoba y dos delanteros, Adrián Luna y Gonzalo Bueno. Tampoco fue una buena idea, no anduvo Recoba y tampoco los atacantes. Nacional perdió y quedó afuera de la Sudamericana. 

Taborda por el Cacique

El sábado frente a Cerro el Chavo realizó un cambio obligado: entró Sebastián Taborda en lugar de Alexander Medina, lesionado. El conjunto albiceleste le cortó los circuitos de ataque, Recoba no trascendió como una semana antes y las ocasiones de gol fueron escasas. Nacional exageró los envíos de pelota aérea, forzado también por el mal estado del campo de juego, y terminó perdiendo el invicto en el torneo local.


Populares de la sección

Comentarios