Nacional armó un equipo joven y rápido

Arruabarrena pretende una oncena automatizada en defensa y que pueda salir con velocidad para enfrentar a Garcilaso en la altura de Cusco

Automatización de movimientos, retroceso en bloque, concentración y salida rápida, premisas que deberán tener en cuenta los futbolistas de Nacional para enfrentar el jueves a Real Garcilaso en la altura de Cusco, durante el partido de ida de octavos de final de la Copa Bridgestone Libertadores. El técnico Rodolfo Arruabarrena ensayó primero con la línea de cuatro y los volantes, y luego con el equipo completo, y siempre les pidió lo mismo: que no se desconcentren, que ataquen o defiendan en bloque, y que funcionen como un equipo automático.

La oncena que armó el entrenador es con Jorge Bava; Christian Núñez, Adrián Romero, Efraín Cortés, Juan Manuel Díaz; Nicolás Prieto, Diego Arismendi, Israel Damonte, Carlos De Pena; Iván Alonso y Gonzalo Bueno. El sistema, un 4-4-2, “con jugadores rapiditos y que tengan la pelota”, dijo Arruabarrena.

Juan Albín y Vicente Sánchez salen del equipo que enfrentó el domingo a El Tanque Sisley y entran los juveniles Prieto y De Pena, quienes jugarán por las bandas. “La idea de hoy es que juegue ese equipo, pero el viaje es tan largo que un jugador puede llegar exhausto o tener algún problema y hay que retocar todo”, señaló el Vasco.

El plantel entrenó el martes por la mañana en Los Céspedes y los 19 futbolistas que integran la delegación permanecieron en la concentración hasta la hora 16, cuando partieron rumbo al aeropuerto. Además de los titulares, viajaron Leonardo Burián, Pablo Álvarez, Renato César, Hugo Dorrego, Alejandro Lembo, Alexander Medina, Santiago Romero y Sánchez.

Otra historia

El empate del domingo pasado contra El Tanque ya es historia. Son conscientes en Nacional que el equipo no jugó bien y que se desperdició una gran oportunidad de meterse de lleno en la pelea por el Clausura, además de quedar arriba de Peñarol en la tabla. Pero ahora el objetivo es el partido contra el desconocido Garcilaso, en los 3.400 metros de Cusco.

“Nos fuimos calientes porque dejamos pasar otra chance, ahora va a ser muy difícil. No le encontramos la vuelta al partido y nos quedamos con un empate que nos aleja de todo”, dijo con realismo el argentino Israel Damonte. Pero ahora, “hay que cambiar el chip y trabajar para el partido de la Copa”.

Después de ensayar unos 15 minutos con los integrantes de las dos líneas de cuatro (defensas y volantes), Arruabarrena armó el equipo completo y ordenó un rato de fútbol, frente a otro cuadro integrado por Álvarez, Maximiliano Moreira, Juan Ramón Curbelo, Santiago Romero, Sánchez, Adrián Luna, Albín, Renato, Sebastián Abreu y Medina.

Cada tantos minutos, se  intercambiaban los zagueros: salían Romero y Cortés, y entraban Lembo y Sebastián Gorga. En el otro equipo, Juan Cruz Mascia cambiaba con Abreu. Arruabarrena se mostró activo y en un momento abrazó a Luna y le dijo algo al oído.

Recoba y Calzada

En otro sector del campo entrenaron Maximiliano Calzada (se recupera de una fractura de peroné) y Álvaro Recoba (sufrió un tirón muscular) con el preparador físico Julio Moreno. Ambos están en la etapa final de la recuperación, aunque luego vendrá el período de inclusión al trabajo normal con todo el grupo, especialmente para Calzada, quien no juega desde el 2 de febrero.

El entrenamiento terminó antes del mediodía. Los futbolistas que viajaron se quedaron a almorzar en Los Céspedes. El vuelo salió el martes a la hora 18 y luego de una escala en Santiago, tenían previsto arribar a Lima a la medianoche. Se hospedaban en la concentración de la selección peruana y allí mismo entrenaban este miércoles. El jueves, a la hora 10, volarán rumbo a Cusco.

“Hay jugadores que jugaron en la altura y en la fase de grupos les tocó ir a Toluca, así que ya saben de que se trata. Hemos conversado. La altura en metros es parecida a La Paz, pero es totalmente diferente, es más seco”, dijo Arruabarrena.

Nacional intentará cambiar el libreto. Después de dejar pasar la oportunidad en el torneo local, tratará que no le suceda lo mismo en la Copa. 

Una mano a Solano

Rodolfo Arruabarrena confirmó que habló con el peruano Nolberto Solano para pedirle información sobre Real Garcilaso y cómo jugar en la altura de Cusco. Ambos fueron compañeros en Boca Juniors en la década de 1990, en un plantel que compartieron con Diego Maradona. Arruabarrena dijo que en su época de futbolista jugó en las alturas de La Paz, Quito y en el Distrito Federal, pero nunca en Cusco. 

Pensando en la vuelta

Además de entrenar con los futbolistas que jugarán el jueves en Cusco, el técnico Arruabarrena hizo un ensayo similar, pero con otro equipo, tal vez pensando en el partido contra River Plate y el poco tiempo que tendrá de trabajo. Los que participaron de ese ensayo fueron Pablo Álvarez, Alejandro Lembo, Sebastián Gorga, Maximiliano Moreira; Adrián Luna, Santiago Romero, Juan Ramón Curbelo y Hugo Dorrego.


Populares de la sección

Comentarios