Nacional acumulará 18 días sin fútbol

A Lasarte le complican los problemas externos al campo de juego
Nacional ganó los primeros tres partidos y era líder exclusivo del Apertura. Todo venía con viento a favor para el equipo de Martín Lasarte. Kevin Ramírez volando por la zurda, Rodrigo Aguirre y Álvaro González (dos de los tres refuerzos) autores de los últimos tres goles del equipo, Diego Polenta reapareció contra Plaza Colonia y Rafa García se estaba afirmando en el fondo. Pero...

En una semana el foco cambió y los temas pasaron a ser otros. No se habló más de fútbol desde el lunes 20 de febrero. Ese día se instaló en los medios y en las redes sociales la situación de Rodrigo Amaral. El juvenil tenía que presentarse a entrenar con el plantel de Primera división después de coronarse campeón Sudamericano con la Sub 20 y no lo hizo.

El martes 21 se supo que el presidente José Luis Rodríguez y el representante de Amaral, Daniel Fonseca, habían llegado a un acuerdo para que Amaral entrenara durante 30 días en Maldonado con Andrés Barrios, un preparador físico exógeno al club.

Esta decisión molestó al técnico Lasarte porque no fue consultado y en conferencia de prensa el jueves 23, dijo que el plantel no podía salirse del foco, que es el campeonato: "Nosotros mismos generamos una sensación que no es buena para el fútbol, desfocaliza y nos saca de lugar, entonces lo que pretendo es volver a estar en el lugar, volver a focalizarnos y hablar los que tenemos que hablar".

Cuando las aguas del tema Amaral se habían calmado con la determinación de que el futbolista bajara a Tercera división (tras una reunión que mantuvieron Rodríguezy Lasarte) y con el partido de River Plate encima, surgió otro inconveniente: la suspensión de este encuentro que se iba a jugar el domingo pasado por la agresión sufrida por un boletero en la tribuna Atilio García.

Desde el domingo de noche la discusión se centró en si fue una sola persona que agredió al funcionario, si fueron varios, si el Parque Central es vulnerable, si el partido se va a jugar o si River Plate va a quedarse con los puntos.

Lasarte aprovechó para darle dos días de descanso a los futbolistas (regresan hoy a Los Céspedes), teniendo en cuenta, además, que el clásico que debía jugarse el domingo que viene, fue postergado para el miércoles 5 de abril.

Es decir que los tricolores tampoco tendrán actividad el próximo fin de semana. El próximo partido oficial será el jueves 9 de marzo frente a Lanús por la Copa Libertadores, por lo que habrán pasado 18 días desde el último encuentro, el 18 de febrero frente a Plaza Colonia. Para el sábado se busca un rival que puede ser Central Español o un argentino.

La situación le genera un problema al entrenador que necesitaba el partido contra River, no solo para tratar de seguir liderando el Apertura y quitarse de encima una semana complicada, sino también para que Polenta, Tata González y Aguirre pudieran sumar más minutos de fútbol de cara al estreno internacional.

Y para que Tabaré Viudez, que aún no debutó en el torneo porque se estaba recuperando de un desgarro, pudiera tener un test físico antes de enfrentar a Lanús.

Ahora el equipo quedó en un segundo escalón en la tabla de posiciones, un punto abajo de los líderes Cerro y Defensor que tienen 10, y con la incertidumbre de saber si ese encuentro contra River se jugará o no. A esto hay que agregarle que Lasarte había pedido tres partidos internacionales en la pretemporada y solo pudo jugar dos frente a Olimpia de Paraguay porque el previsto contra Quilmes se suspendió.

El panorama cambió afuera, pero puede repercutir adentro de la cancha.

Incógnita

Lanús llegará al partido del 9 de marzo (21 horas en Buenos Aires) frente a Nacional con una importante inactividad, situación que juega a favor de los albos. El último partido oficial que jugó fue el 24 de febrero. En este tiempo el equipo que dirige Almirón sumó 4 refuerzos: El delantero Germán Denis, el volante exFiorentina Hernán Toledo y dos paraguayos: Matías Rojas y Rolando García.

"Tenemos pruebas contundentes"

El delegado de Nacional, Guillermo Pena, dijo que tienen "las pruebas que acreditan lo que sucedió (el domingo en el Parque Central), que una persona sola hizo una agresión y que esa agresión impidió, por una medida gremial, que se disputara el partido. No fue la policía por un tema de inseguridad o el árbitro. Fue un hecho aislado" expresó en el programa partidario Pasión Tricolor de 1010AM.

Agregó Pena que cuentan con "pruebas contundentes" y que están "armando nuestra estrategia para que la sanción sea justa y se adecúe a los reglamentos. El escrito ya tiene ocho páginas", indicó.
La Comisión Disciplinaria de la AUF recibe hoy el expediente del partido Nacional-River Plate. La comisión está integrada por nueve miembros y su presidente es Fernando Sosa. El siguiente paso, tras analizar el informe, es citar a las partes para una audiencia que se llevará al cabo el miércoles 8 de marzo.