Nacho pasó el susto del domingo

El 10 superó esos segundos eternos -cuando sintió una molestia detrás de la rodilla derecha-, espera tranquilo su regreso y confiado en las fortalezas de los albos

"Sentí un pinchazo, un tironcito en una zona en la que nunca había sentido nada. Ya en la cancha me quedó la sensación que no era un tema muscular, que era un tendón y que no podía seguir. También, como se trataba de la rodilla (derecha) operada me generó un poco de miedo, aunque casi al mismo tiempo tranquilidad porque no sentía ninguna de las sensaciones que había experimentado anteriormente”, explicó Ignacio “Nacho” González, el volante de Nacional sobre la lesión que sufrió el domingo ante Wanderers y que, por unos instantes, lo trasladó a las pesadillas que sufrió en 2008 y 2010.

El volante de Nacional había sentido por primera vez dolor puntual en la inserción alta del gemelo de la pierna derecha en el entrenamiento del sábado en Los Céspedes. Por esa razón ese día le bajaron las cargas y lo probaron el domingo de mañana. Superó la prueba. Y miraron con lupa el calentamiento del domingo de tarde. “Tampoco sentí nada, lo hice normal”, explicó el jugador a El Observador.

A los dos minutos del partido de la séptima fecha, Nacho quedó clavado en el césped del Parque Central, con la pierna derecha en el aire y comenzó a descubrir qué le había sucedido.

Su historial deportivo registra dos episodios de dolor, que lo marcaron. “Ninguna de las lesiones que sufrí anteriormente se compara con lo que viví el domingo”, se adelanta a decir el jugador.

En 2008 se rompió el tendón de Aquiles de la pierna derecha, y en 2010 ligamentos cruzados de la misma pierna.

“La lesión del tendón de Aquiles fue muy dolorosa”, recuerda. “Y lo peor, en ese caso, fue que durante tres meses no sabía qué tenía. Los médicos me revisaban y me decía que estaba bien, que no tenía nada, pero no podía caminar. Así estuve tres meses, con dolor, incertidumbre y todo lo que rodea a esa situación. Fue una lesión progresiva”, agregó.

Cuando se rompió la rodilla en 2010, fue diferente. “Eso sucedió en un partido, inmediatamente supieron de qué se trataba y me operaron”, explicó.
Nacho González, que regresó esta temporada a Montevideo y firmó por dos años con Nacional, es una de las cartas de crédito del fútbol de los tricolores. Anotó dos goles, fue protagonista en casi todos los encuentros y manejó el fútbol de los albos, como suele hacerlo. Lentamente va recuperando su mejor forma futbolística.

El jugador ayer realizó trabajos diferenciados. Primero lo vieron los médicos y luego fue sometido a una sesión de fisioterapia. Si hoy se encuentra mejor, comenzará a caminar la cancha, pero vista la lenta recuperación que le espera está casi descartado para el partido del sábado ante Juventud de Las Piedras, porque tiene seis días entre un encuentro y otro, y, además, porque Álvaro Recoba jugó 84 minutos y lo hizo en gran forma.

“Si bien esto se recupera rápido es día a día, y tengo que pensar en recuperarme tranquilamente. Además, el equipo ganó y una vez más demostramos que somos un equipo, somos un grupo en el que puede haber cambios pero mantenemos el equilibrio y el buen funcionamiento”, subrayó.

“Nacional está jugando de esta forma por el trabajo que hicimos, por la confianza del Vasco y por la nuestra”. De todas formas confesó: “Cuando llegué, en los primeros días, notaba que existían dudas, que había incertidumbre sobre lo que hacíamos, pero ahora veo más sólido al equipo. Ganamos partidos en la hora que brindan fortalezas, y el equipo está equilibrado”, subrayó.


Populares de la sección

Comentarios