Nacho, no esperes flores

Ignacio González no será bien recibido el sábado en Jardines; los hinchas de Danubio no le perdonan que haya firmado con los albos y se lo harán sentir, como ya lo hicieron anteriormente con Ruben Sosa y Álvaro Recoba

Ignacio González no será bien recibido el sábado en Jardines del Hipódromo. Los hinchas de Danubio no le perdonan la decisión que tomó antes del Apertura de firmar contrato con Nacional. Los tratan de traidor y algunos hinchas hasta amenazan con quemar la bandera con su imagen, que les recuerda todo lo que hizo Nacho con la franja. Es uno más de los ídolos danubianos que cae en desgracia frente a sus hinchas: le pasó a Ruben Sosa y también a Álvaro Recoba, por citar a dos que también pasaron a los tricolores.

El sábado, cuando se reanude el Apertura, Nacional jugará en la cancha de Danubio por la cuarta fecha. Nacho es titular indiscutido en el esquema de Rodolfo Arruabarrena. Y los franjeados lo están esperando. Comentan en las redes sociales que le preparan una recepción especial, que no será una bienvenida, obviamente.

En el fútbol, sucede que los fanáticos de un club ven como un acto de ingratitud cuando un futbolista que fue ídolo de ellos, pasa a otra institución. Antes sucedía solamente entre los hinchas de Peñarol y Nacional. Ahora también ocurre con Danubio y Defensor. Para ellos los jugadores tienen que ser fieles a la camiseta hasta el día del retiro. No entienden el profesionalismo.

Recoba, de cuna danubiana, dijo que “los que me putean en Jardines me saludan por la calle”. Con el Chino pasó algo raro: cuando regresó al fútbol uruguayo después de una extensa carrera en el exterior, recuperó el amor de los franjeados porque decidió jugar en Danubio y en cambio, perdió el de los tricolores, que lo esperaban con ansias desde varios períodos de pases. Pero luego reconquistó el cariño en Nacional cuando regresó al club para la temporada 2011-2012.

Sosa fue otro de los ídolos danubianos que prefirió Nacional cuando regresó al país en 1997. Tampoco se lo perdonaron y lo insultaron siempre. Él respondió con goles, aunque no los festejó. En el Apertura de 1998 le hizo tres a Danubio en el mismo partido jugado en el Estadio Centenario.

Además de ellos tres, en los últimos tiempos sucedió que varios jugadores de estirpe danubiana jugaron en Nacional: el goleador histórico Diego Perrone, Ruben Da Silva, Jadson Viera y Marcelo Sosa. Hay otro caso, pero que sucedió al revés: Marco Vanzini comenzó su carrera en Jardines, pero se hizo ídolo en Nacional, donde llegó en 1998 después de un breve pasaje por el fútbol argentino.

Nacho González fue determinante para que Danubio celebrara sus últimos dos campeonatos uruguayos: 2004 y 2006-2007. Luego continuó su carrera en Europa. Este año regresó con la ilusión de continuar en el exterior y mientras tanto, entrenó en su casa, Danubio. Pero no consiguió equipo afuera y en la semana previa al inicio del Apertura, Nacional le hizo una mejor oferta que Danubio y firmó por los tricolores.

Los hinchas se molestaron por eso, pero también porque los dirigentes hicieron pública una conversación privada que habían tenido con el jugador, en la que este criticó las instalaciones del club: “Nos reprochó el estado del complejo de la ruta 101 y que en Jardines no hubiera butacas”, reconoció el directivo Leonardo Goicoechea.

Públicamente, González nunca habló mal de su equipo de origen. Es más, deslizó que le gustaría terminar la carrera con la camiseta danubiana.

Todo dependerá de lo que pase el sábado. Si el recibimiento no pasa de algún canto folklórico, será posible el regreso de Nacho, pero si sobrepasa los límites de la cordura, seguramente le van a cerrar la puerta definitivamente. l




Fuente: Juan José Díaz - Twitter.Com/diazjuanjose

Populares de la sección

Comentarios