Nacho González: “Me dio miedo, estuvimos a punto de ir presos”

El volante de Nacional habló sobre lo que le tocó vivir con la prisión domiciliaria que le aplicó la Justicia y sobre el hecho de haber perdido la titularidad

El volante de Nacional Ignacio González busca volver a la titularidad en Nacional, luego de perder su puesto durante los 10 días de prisión domiciliaria que sufrió junto a Digo Arismendi, luego de no cumplir con el requisito de avisar a la Justicia para salir al exterior cuando viajó con Nacional a la gira por España, a raíz del procesamiento por la pelea durante el clásico de verano ante Peñarol.

Esta mañana González habló en 100% Deporte de Sport 890 sobre la situación que le tocó vivir, sobre las sensaciones de haber perdido el puesto, y la chance de recuperarlo este fin de semana ante la lesión de Sebastián Fernández.

“Había hecho toda la pretemporada de titular, dos meses de trabajo, terminé jugando el campeonato pasado. Pero por la prisión domiciliaria no jugué. El equipo jugó bien con Defensor y viste como es el futbol, ahora estoy afuera del equipo titular y peleando para volver. Por esta cosa increíble que nos pasó con el Mama perdí la titularidad”, se sinceró Nacho González.

“Lo viví bien. Lo más difícil fue el primer día cuando nos comunicaron los 10 días de prisión domiciliaria, y no poder jugar los dos primeros partidos, después de una pretemporada bien hecha, ya nos estábamos preparando para arrancar”, agregó.

El jugador reconoció que sufrió temor de ir a prisión, y que eso fue lo peor de este nuevo inconveniente. “Estuvimos a punto de ir presos, entonces estar 10 días en tu casa no es tan grave. La pasé bien, tranquilo, entrenaba en el garaje, quedará para un libro todo lo que tuvimos que hacer. Los vecinos se portaron bien, ayudaron, porque vivo en un edificio y a veces les sacábamos espacio. Tengo una bici estática, el profe me trajo mil cosas de Los Céspedes. Espacio para correr porque tengo 25, 30 metros de largo. Solo que no pude hacer fútbol, pero hasta pelota trajimos”.

“No nos había pasado por la cabeza, no teníamos clara cuál era la dimensión de esa inocente falta. Cuando escuchamos la pena de prisión fue duro y nos pusimos muy nerviosos. A mí me dio miedo, como pasó con la sanción de los dos meses, pensábamos que íbamos a declarar y nos encontramos con otra cosa”, agregó Nacho, que a la hora de buscar responsabilidades prefirió pasar por alto.

“Sobre eso con Diego (Arismendi) hablamos de no hacer declaraciones. Nosotros asumimos la culpa y lo cumplimos calladitos la boca. Lamentablemente fue un error tonto que pasó, por suerte el equipo cuando no estuvimos ganó, eso era lo más importante”.

“No me acordé, realmente no nos acordamos. Obviamente cuando uno está con el club se descansa de todo. Pero eso es todo lo que voy a decir”, dijo González.

Sobre la chance de jugar el domingo, el jugador dijo que quiere empezar a demostrar para devolver un poco lo que el club confió en él. “Todavía no hemos parado el equipo, hoy tenemos fútbol, de todos modos Álvaro no confirma hasta un día antes. Yo siempre entreno para jugar, tengo muchas ganas, sé que Nacional hizo un esfuerzo grande por mí y quiero devolver esa confianza con rendimiento y resultados. El año pasado no fue bueno, yo quiero revancha y todos la quieren. El año es largo así que el objetivo es salir campeón. Para eso me estoy preparando. Con la prisión domiciliaria perdí la titularidad y cuando me dé la oportunidad espero no salir”, dijo Nacho, que dijo que habló del tema con el DT Álvaro Gutiérrez.

“¿Esas charlas salen, Álvaro es accesible y abierto y muchas veces él propone el diálogo. No hay mucho para explicar, al final de cuentas no tiene que dar explicaciones, si no se complica un poco. El objetivo es ganar, uno cuando juega no le pregunta, cuando no juega tampoco. El DT toma decisiones y nosotros tenemos que respetarlas”.


Populares de la sección

Comentarios