Nacho González, calidad y gol

El enganche tricolor marcó la diferencia en el primer tiempo y cuando dejó su lugar a Recoba, se fue ovacionado

Dos o tres toques le alcanzaron a Nacho González para mostrar su calidad. Dos o tres instantáneas, flashes de talento coronados con un gol, con el gol que definió el partido. Casi nada.

El 10 que tanto buscó Nacional ayer debutó en el Parque Central con la camiseta número 11. Pero eso es lo de menos, un dato anecdótico. Lo de más es que Nacho mostró su vigencia, esa calidad de jugador distinto, que llevó a que Danubio ganara dos campeonatos uruguayos y que alumbró por ráfagas en la selección.

“Nacho se adaptó, se está encontrando con el juego que sabe hacer y para nosotros es un orgullo tenerlo cerca porque es un gran jugador”, dijo Carlos De Pena, otro futbolista que se destacó en el arranque del Apertura.

De Pena fue uno de los beneficiados de la claridad que tiene González para meter la pelota ahí, donde nadie la espera, donde más lastima.

Carlos Díaz lo siguió de cerca en la mitad de la cancha.  Jesús Trindade lo acosó en el área en cada pelota quieta. Cuando tuvo espacio y sus compañeros le dieron la pelota, Nacho trató de devolverla redondita, que es lo que mejor sabe hacer.

Y cuando encontró un espacio, después de una jugada en la que también él participó, aprovechó un rebote del golero Jorge Contreras (tras disparo de Iván Alonso) y marcó el gol. De zurda. Después levantó la cabeza, cerró los ojos y lo abrazaron todos.

Nacional encontró el jugador que puede hacer la diferencia en el fútbol uruguayo. Si las lesiones lo dejan tranquilo, seguramente lo hará y también podrá volver a soñar con la celeste.

En el segundo tiempo se agotó y lo sustituyó Álvaro Recoba. Creativo por creativo. Esa es la idea. Que empiece González y que el Chino ponga la cereza. A punto estuvo de hacerlo con un remate desde la mitad de la cancha, con el golero adelantado; no entró solo porque ayer era la tarde del Nacho, quien se retiró aplaudido.


Populares de la sección

Comentarios