Nacho aprendió a tener paciencia

Nacho González aún tiene molestias en el gemelo de la pierna derecha y este martes lo van a exigir más; difícilmente llegue a enfrentar a Liverpool

La práctica terminó hace más de una hora y es el último en abandonar el vestuario de Los Céspedes. “Perdoná si los hice esperar”, se disculpa Ignacio “Nacho” González con el periodista de El Observador. “Tuve fisioterapia”, se justifica. A esa altura comienza a oscurecer en el complejo deportivo de los tricolores en Manga, donde ya no queda casi nadie, apenas el secretario de prensa Juan Pablo Sesto, el personal de seguridad y las cocineras Carmen y Susana.

Trabajos en el gimnasio, trotes y carreras en línea recta en la cancha número dos, mientras el resto del plantel hizo fútbol en espacios reducidos, y fisioterapia, formaron parte de otra jornada de tareas específicas para el volante que difícilmente pueda jugar el sábado ante Liverpool por la novena fecha del Torneo Apertura.

“Siento molestias en algunos movimientos”, se apresuara a comentar Nacho, que rápidamente le quita dramatismo a la situación: “Pero no es mucho. Cada día me siento mejor. Y lo que molesta no lo hago”.

El pasado 20 de octubre, en el partido que Nacional jugaba contra Wanderers en el Parque Central por la sexta fecha del Torneo Apertura, Nacho sufrió una lesión en la parte posterior de su pierna derecha cuando transcurrían dos minutos del partido. A los seis minutos abandonó la cancha.

“Lo que tiene Nacho es dolor en la unión del músculo y el tendón del gemelo de la pierna derecha. Le realizamos unos estudios y arrojó que tuvo un sangrado (desgarro). Mañana (hoy) le realizaremos una ecografía de control, probaremos aumentarle la carga de trabajo y si el miércoles no puede hacer fútbol en la práctica, no juega”, adelantó a El Observador el médico José Luis Luvizzio.

Ese fue el primer contacto de El Observador con la realidad sobre la lesión de Nacho González ayer en Los Céspedes.

El jugador trabaja recién con un 75% de exigencias.
Unos minutos después, el técnico Rodolfo Arruabarrena aportaría su visión sobre el tema: “Si llega y está seguro, va”. En caso contrario, el entrenador pretende mantener la misma estructura con la que el domingo sábado venció a Juventud 3-1 en el Estadio Centenario. Incluso con Guillermo De los Santos, que ayer trabajó en forma diferenciada debido a que el sábado sufrió un leve esguince de rodilla en el comienzo del partido, pero siguió jugando.

Luego de salir lesionado en el partido ante Wanderers, Nacho González se perdió el encuentro del sábado frente a los de Las Piedras y es casi seguro que falte al previsto para el fin de semana ante Liverpool.

“Nunca hay que estar apurado... capaz que antes no me aguantaba y quería jugar ya. Ahora aprendí que la experiencia te dice que cuando te apurás es peor. Además, cuando el equipo juega bien, da más tranquilidad”, explicó Nacho González, que se desvive en elogios: “Somos un equipo. Estamos sólidos y se nota la tranquilidad del equipo, del grupo. Esa que transmitió el Vasco (Arruabarrena) desde el primer momento”.

Nacho, que en agosto firmó por dos años con Nacional, se comienza a adaptar nuevamente a Montevideo, del que estuvo alejado por seis temporada.

El volante no quiere mirar más allá del fin de semana, pero ineludiblemente en su cabeza y en la de todos los jugadores, ya da vueltas el partido ante Peñarol, previsto para la decimosegunda fecha. “Para el clásico voy a estar bien. Siempre pensás en ese partido porque es algo especial, pero no me quiero adelantar”, subraya.


Populares de la sección

Comentarios