Murray no da tregua en su defensa del N° 1 de la ATP

En semifinales el británico enfrentará a Raonic y además se medirán Djokovic y Nishikori

El tenista británico Andy Murray se impuso magistralmente este viernes al suizo Stan Wawrinka, por 6-4 y 6-2, pasó a semifinales del Másters de Londres y defendió de buena manera su condición de N° 1 mundial ante la embestida de Novak Djokovic.

En las semifinales de este sábado Djokovic (N° 2) se medirá ante el japonés Kei Nishikori (N° 5), y Murray al canadiense Milos Raonic (N° 4), a quien esta temporada batió en las finales de Queens y Wimbledon, sobre hierba.

Raonic "ha jugado muy bien este torneo. Será un partido duro, tiene un gran servicio", dijo Murray.

Murray no lograba acceder a la penúltima instancia del torneo de Maestros desde 2012, y lo hizo a lo grande, en una temporada redonda que concluye ante su público, en Londres.

Desde su segunda victoria en Wimbledon, en julio, Murray se colgó su segunda medalla de oro olímpica consecutiva en Río de Janeiro, y ganó los cuatro últimos torneos antes de Londres (Pekín, Shanghai, Viena y París).

Para Wawrinka, tercer cabeza de serie, en cambio, la derrota de este viernes significó su eliminación y la clasificación a semis del japonés Kei Nishikori, quien disputará más tarde este viernes un partido intrascendente ante el croata Marin Cilic (N° 7).


Para recuperar el N° 1 Djokovic debe llegar más lejos que Murray en el torneo de maestros en Londres.


Si Djokovic, ganador de las últimas cuatro ediciones del Másters (ha ganado cinco en total) llega más lejos en Londres, recuperará el N° 1 de la ATP y acabará la temporada en lo más alto por tercer año consecutivo.


En cambio, si ambos cayeran en la penúltima instancia, Murray conservaría el trono, a menos que presentara peor diferencia entre juegos ganados y perdidos en la primera fase.


Murray frenó el ímpetu de Wawrinka

El británico había ganado sus dos primeros partidos y necesitaba ganar sólo un set de su tercero para pasar matemáticamente a semifinales y continuar con su duelo particular con el serbio Djokovic, que aspira a arrebatarle el N° 1 mundial que ostenta apenas desde hace una semana.


Wawrinka, cabeza de serie N° 3, quien contaba con una victoria en dos partidos del torneo, salió a ganar agresivamente, consciente de que una sola manga ganada por Murray podía dejarle sin pase a semifinales, por culpa del sistema de grupos en que esas cosas cuentan para resolver empates.


El suizo dio un paso adelante, jugó lo más cerca de la línea que pudo, buscó los rincones y quiso resolver los puntos por la vía rápida.


Como resultado de su juego arriesgado, conectó un número altísimo de golpes ganadores (22) y aces (seis), pero también cometió errores, como los dos seguidos que le costaron la primera ruptura de servicio, en el séptimo juego de la primera manga (4-3).


Fue un punto de inflexión. Murray olió la sangre (y la ansiedad de Wawrinka) y eso le dio alas. Con un juego sin fisuras, se anotó el primer set 6-3.


En el segundo set, Murray rompió el servicio de Wawrinka nada más empezar y puso tierra de por medio, 4-0, una ventaja que administró bien hasta ganar la manga 6-2.


"El primer set fue igualado. No hubo grandes oportunidades de desequilibrar para ninguno de nosotros, pero conseguí hacer el break" y "en el segundo set fue más fácil jugar libremente", estimó Murray.