Munúa con viento a favor

Nacional recuperó frente a Peñarol su mejor fútbol del Apertura, potenciado con los rendimientos de los refuerzos
Gustavo Munúa suma apenas 19 partidos oficiales como técnico de Nacional, y si bien fue eliminado de la Copa Sudamericana en segunda ronda y terminó segundo en el Apertura, tiene todo a favor.

El miércoles frente a Peñarol su equipo volvió a plasmar en la cancha del Centenario el fútbol que el exgolero pregona desde el día 1 de entrenamiento en Los Céspedes: dinámica, rotación, movilidad, velocidad; coronado en esta oportunidad con un claro triunfo por 3 a 1.

En el segundo semestre del año pasado fue criticado porque había perdido la esencia, y el primer clásico del al año repitió esa tendencia. Pero pasando raya a los dos clásicos del inicio de 2016, la conclusión es que logró revertir la tendencia y especialmente en el último partido, con el agregado de que los futbolistas que llegaron para reforzar el plantel mostraron un nivel futbolístico que promete.

Ese fue uno de los puntos débiles del anterior período de pases. Matías Malvino y Alejandro Barbaron no rindieron y Sebastián Eguren y Matías Cabrera jugaron poco.

"El equipo rindió muy bien y me voy feliz con la victoria, por cómo se jugó y porque nos da mucha confianza para lo que venimos haciendo. Los nuevos se están adaptando; los elegimos por sus características y van a aportar mucho". Gustavo Munúa tras el clásico.

De los que se sumaron para el Apertura solo cumplió Esteban Conde; tanto que ni siquiera ha tenido oportunidades Luis Mejía, la sexta incorporación.

Ahora, Erick Cabaco, Kevin Ramírez y Nicolás López entusiasmaron a los hinchas. El ex Rentistas Cabaco jugó frente a Peñarol como si lo hubiera hecho toda la vida en Nacional. Ramírez, que en Wanderers se destacó de centrodelantero, demostró que también puede dar una mano por la zurda, donde aún no apareció el sustituto de Carlos De Pena. Y el Diente López no necesita presentación.

Todavía no debutó Mauricio Victorino, pero se descarta que si físicamente está bien, tiene lugar en la zaga. Y Christian Tabó dejó una buena imagen en la final del Campeonato Uruguayo pasado antes de irse a México.

A todo esto, Nacional ya tiene una columna vertebral con Diego Polenta en la zaga, con Gonzalo Porras y Santiago Romero en el mediocampo e Iván Alonso adelante. Lo que necesita es un Nacho González menos intermitente y con la clase que mostró el miércoles, para conformar el equipo que amagó ser el año pasado.

Se completó la zaga

El debut de Erick Cabaco (foto) colmó las expectativas de los tricolores y le generó un lindo problema a Gustavo Munúa. Descontando que Diego Polenta es titular indiscutido, el puesto de su compañero de zaga va a estar peleado entre Sebastián Gorga que se queda en el club seis meses más, Cabaco y Mauricio Victorino.

Falta un lateral

Lo que sigue buscando el entrenador es un marcador de punta. Cuando Peñarol atacó por el costado de Alfonso Espino le creó problemas. El jugador de la cantera siempre es una opción en ataque, pero en defensa tiene dificultades. Agustín Sant'Anna, Alex Silva (derechos) y hasta Maximiliano Olivera (zurdo) son los nombres que tiene en carpeta el equipo tricolor.

El ataque reforzado

El regreso con gol de Nicolás López (foto) le abrió la puerta al equipo titular. Kevin Ramírez jugó muy bien por la banda aunque en Wanderers se destacó de centrodelantero. Leandro Barcia está recuperando su mejor nivel y Sebastián Fernández es gol. Sin olvidarse de que el goleador Iván Alonso faltó a los últimos dos partidos por una lesión. Si Munúa juega con tres, tendrá que elegir entre estos cinco.


Acerca del autor