Munúa empieza a ser cuestionado

Las decisiones tomadas por el DT en los últimos dos partidos lo pusieron en una situación incómoda frente a los hinchas
Gustavo Munúa tiene casi 20 años en el más alto nivel del fútbol profesional. Debutó en la Primera de Nacional en 1997, momento crítico en la historia del club. Jugó en España, en Italia y en la selección, así que conoce de presiones y momentos límites. Hoy, como entrenador, atraviesa un momento difícil, aunque no determinante.

El técnico comenzó a recibir los primeros cuestionamientos desde la tribuna y también desde la comisión directiva, aunque no de manera explícita.

El miércoles en el Parque Central los hinchas se molestaron con Munúa cuando transcurría el segundo tiempo, el partido frente a River Plate seguía sin goles y no había movimientos en el banco.
La temperatura subió cuando a los 80 minutos de juego uno de los jugadores que salió fue Sebastián Fernández. Titular por segunda vez en los seis partidos jugados, el nivel de Papelito era en ese momento superior al de Kevin Ramírez, que dicho sea de paso desde que llegó a Nacional nunca jugó en el puesto en que se destacó en Wanderers.

Cuando el partido contra River se terminó 0 a 0, con un cambio sin hacer y con ganas de ver en acción al brasileño Leo Gamalho, los hinchas hicieron sentir otra vez su molestia con el entrenador.
El encuentro contra los darseneros fue la continuación de una semana que empezó torcida para el equipo y el DT. Después del meritorio empate 1-1 contra Rosario Central en Argentina (donde Nacional fue notoriamente perjudicado por el árbitro Wilmar Roldan), Munúa decidió hacer 10 cambios para enfrentar a Plaza Colonia, aunque dos fueron obligados por la suspensión de Jorge Fucile y la lesión de Alfonso Espino.

Nacional perdió y la mira apuntó hacia Munúa. Es que el día anterior Peñarol había perdido contra Fénix y los tricolores tenían una inmejorable oportunidad de sacarle tres puntos a los aurinegros en el Clausura, pasar a liderar la tabla Anual y, de alguna manera, generar nerviosismo en su rival.
Nada de eso pasó. Nacional cayó en Colonia y la rotación que hizo el entrenador fue un gol en contra. Y eso, más que el partido de ayer, es lo que está pesando. No solo en los hinchas: también en los dirigentes. Si bien hoy a nadie se le ocurre un cambio, es seguro que el DT ya no tiene el mismo crédito de comienzos de año.

Dos dirigentes consultados por Referi coincidieron en que si Munúa quería rotar, tendría que haberlo hecho con menos jugadores: "Ese fue su peor error: cambiar todo el equipo cuando apenas se habían jugado cinco partidos, había salido solo a Argentina y no tenía otra salida hasta la semana que viene", expresó un dirigente.

El lunes pasado, en la reunión de comisión directiva, el gerente deportivo Alejandro Lembo concurrió como todas las semanas, pero esa vez su informe apuntó a explicar lo que pasó en el Suppici. "Sabía con antelación que el cuadro iba a ser alternativo, pero cuando vi el equipo me sorprendí", dijo públicamente el dirigente Daniel Turcatti.

No obstante, agregó que se trata de fútbol y "tampoco hay que dramatizar; quedé disconforme con lo que se puso y hubo desazón de los demás dirigentes".

Hubo coincidencia en que la expulsión de Sebastián Eguren resultó clave en ese partido. El experimentado volante ya estuvo en el ojo de la tormenta cuando Munúa lo incluyó en el clásico del Apertura y armó un equipo defensivo en un juego que tenía que ganar. En aquella oportunidad surgieron los primeros reproches contra el DT.

También fue discutida la ausencia de Sebastián Gorga en Colonia, pero al futbolista le dieron una explicación: "Si me pasaba algo contra Plaza no iba a poder jugar frente a River Plate y ya no teníamos a dos defensores", explicó. Es que Victorino y Cabaco fueron expulsados contra Rosario Central.
El domingo Nacional enfrentará a Juventud y el próximo miércoles a Palmeiras. Munúa sabe que son dos partidos en los que debe revertir el rumbo.

25 partidos oficiales
Son los que suma Gustavo Munúa como entrenador. Ganó 14, empató seis y perdió cinco. Obtuvo el 64% de los puntos disputados. Dirigió tres clásicos (dos amistosos) y en los 90 minutos no perdió. En el Apertura terminó 2º, a un punto de Peñarol.

Clásico del Apertura
Peñarol llegó primero con dos puntos más que Nacional y le servía el empate. Munúa puso a Eguren en la mitad y formó un mediocampo combativo con Romero, Eguren, Porras y Abero. Fueron las primeras críticas al DT.

La rotación
Los 10 cambios que hizo contra Plaza Colonia (dos fueron obligados), partido que terminó con derrota cuando Peñarol había perdido un día antes, generó una andanada de reproches al entrenador tricolor.

La demora
El miércoles contra River Plate esperó hasta los 80 minutos para realizar los cambios. Los hinchas se lo recriminaron a Munúa y más cuando vieron que uno de los que dejaba el campo era Sebastián Fernández.

Leo Gamalho
Nadie lo ha visto jugar, pero para muchos el brasileño Leo Gamalho tendría que haber entrado contra River Plate. Por primera vez ocupó el banco de suplentes y desde la tribuna lo pidieron para tener mayor presencia en en el área darsenera.

Populares de la sección

Acerca del autor