Mujeres al poder de equipos de élite

Corinne Diacre y Becky Hammon se transformaron en las primeras mujeres en dirigir y asistir equipos de Primera División; Clermont de Francia y San Antonio Spurs de la NBA

El progreso social de la humanidad se encargó de repartir, en la actualidad, el protagonismo casi de formas iguales entre hombres y mujeres. Escenarios históricamente reservados para los varones como el deporte profesional, la política y los cargos gerenciales en las empresas, dieron paso, de forma natural y saludable, a la integración de mujeres para equiparar el género y borrar una barrera de aptitudes tan tonta como invisible.

Mujeres que llegaron a cargos presidenciables, que gerencian corporaciones y que son distinguidas en todo el mundo abrieron una brecha que necesitaba de un guiño deportivo.

Más allá de que han sido varias las mujeres que ganaron medallas en Juegos Olímpicos y las competencias femeninas en deportes como el tenis son tan atractivas como la masculinas, faltaba una verdadera señal colectiva: una mujer a cargo de un grupo de hombres.

Diacre tomó el lugar de Costa
En fútbol la primer señal la dio Clermont Foot de la Segunda División de Francia, que contrató a la portuguesa Helena Costa, como jefa de equipo.

Cuando todo hacía pensar que la lusa sería quien cargaría con la distinción de ser la primer mujer en la historia del fútbol en dirigir un equipo masculino, los directivos del club contrataron jugadores que Costa no pidió y resolvió renunciar a su cargo.

La operación de marketing había sido grande y la expectativa de ver a una mujer sobre la línea de cal, también. Es por eso que fueron en búsqueda de Corinne Diacre, quien aceptó.

“Estoy encantada, muy contenta de estar aquí. Quiero empezar un nuevo camino. No estoy aquí de paso sino que quiero hacer historia con Clermont. Lo que haya pasado antes de mi llegada lo he seguido de lejos, por la prensa y no lo valoro de ninguna manera”, aseguró Diacre en su primer contacto como entrenadora.

Consultada sobre la presión que tendrá en su cargo, Diacre afirmó desafiante: “La presión me la pongo yo. Soy muy detallista y competitiva”.

El primer partido de Diacre fue con derrota 2-1 ante Brest. Cuando salió a la cancha con su equipo fue recibida por el entrenador rival, Alex Dupont, con un ramo de flores y fue ovacionada de pie por todos los hinchas ya que coincidía con la fecha de su cumpleaños 40.

Hammon puso la firma
Becky Hammon se transformó de forma oficial, en la primer mujer entrenadora de un equipo NBA, pese al desempeño de Lisa Boyer en Cleveland Cavaliers durante la temporada 2001-2002 bajo las ordenes de John Lucas.

La diferencia radica en que Boyer fue contratada como “ayudante voluntaria” y solo participaba en los entrenamientos locales.

La normativa NBA hace 12 años únicamente permitía a dos asistentes, por lo que Boyer nunca pudo sentarse en el banco de los Cavs, ni siquiera viajar con el equipo.

La situación de Hammon es distinta, ya que firmó un contrato formal con San Antonio como asistente técnica y formará parte del reducido grupo que discute las decisiones del actual campeón junto a Gregg Popovich.

Hammon estará en el mismo nivel que Jim Boylen y el italiano Ettore Messina, manos derecha del entrenador jefe.

Hammon, considerada una de las mejores jugadoras profesionales en la historia de la WNBA, será menor de edad que el capitán del equipo, Tim Duncan, aunque eso no será impedimento para hacer valer su voz en la franquicia tejana.

El entrenador principal, Popovich, dijo estar encantado con la llegada de Hammon y emitió un comunicado donde aseguró: “Estoy seguro de que sus cualidades profesionales, su ética de trabajo y habilidades de comunicación serán de gran beneficio para los Spurs”. La revolución femenina está en marcha.


Populares de la sección

Comentarios