Mucho ruido y poco Diego

Su rendimiento fue apenas aceptable en su debut clásico; a los 7' se salvó de ser expulsado y si bien participó de tres jugadas de gol, en el complemento desapareció

Había una gran expectativa por parte de todos por lo que pudiera hacer Diego Forlán en el clásico. Era el sueño del pibe para él, poder jugar ante el eterno rival con la camiseta de Peñarol, el club del cual es hincha.

Todos, manyas y bolsos, miraban esa camiseta número 10 con otros ojos, como esperando la jugada diferente, el pase preciso los primeros o cómo lo podían marcar, controlar los segundos.

Sin embargo, lo primero que se puede decir es que a los 7 minutos se pudo haber ido expulsado por una muy fuerte entrada sobre Gonzalo Porras. El árbitro Andrés Cunha interpretó que fue a la pelota y no lo expulsó.

"Si lo hago yo, me echás", le dijo Sebastián Eguren, excompañero de Forlán en el Mundial de Sudáfrica 2010.

El propio Forlán admitió que lo podrían haber expulsado: "Estaba esperando a ver qué hacía el árbitro. Podía haber sido roja como amarilla. Llegué tarde, intenté puntear la pelota, quedé mal parado y toqué a Porras. Si me echaba no podía decir nada. No soy de discutir decisiones arbitrales. A veces uno comete errores. Lo que sé es que el árbitro interpretó que fui a la pelota por más que fui al jugador, pero en ningún momento con intención. Miré la pelota y llegué tarde".

Tardó 20 minutos en reponerse y volver al partido, pero cuando lo hizo, apareció en todo su esplendor. Metió un pase medido a Diego Ifrán a los 27' y lo dejó cara a cara con Esteban Conde quien tapó notablemente. Tan solo un minuto después, un centro de Marcelo Zalayeta lo dejó de frente al arquero tricolor y su cabezazo fue interceptado por éste. Y a los 37' fue Luis Aguiar quien lo dejó a él solo y Conde comenzó a transformarse en figura tapando otra posibilidad de gol. Es decir: apareció en cuentagotas, pero fue determinante en las tres jugadas del primer tiempo de Peñarol.

"Me fui con bronca en la primera parte porque comenzar ganando hubiese sido mucho mejor para nosotros, pero así es el fútbol y no supimos aprovechar esas tres chances claras que tuvimos", expresó Forlán.

De un jugador de sus características, se esperaba más. Mucho más. No solo por lo antedicho, sino porque él mismo llegaba en su mejor momento desde que está en el club.

Si bien su clásico no fue un fracaso, su fútbol prácticamente no se vio.

En un mediocampo en el que Nacional apostó mucho a la marca y al oficio de sus futbolistas, Forlán por momentos quedó perdido. Luego, con el ingreso de Martín Luque y la salida de Zalayeta, pasó a ser delantero y le metió un enorme pase al argentino. Pero muy poco más.

El hincha de Peñarol se quedó con un retrogusto amargo, de verlo en otro nivel.

Diego dijo luego del encuentro que "me hubiera gustado ganar. Se dio un partido bastante parejo. Al final, el empate terminó siendo bueno ya que seguimos primeros y dependemos de nosotros".

Así fue el debut de Forlán en un clásico. Con chispazos dignos del fútbol que alguna vez mostró al mundo entero jugando en Europa y en un Mundial soñado para él, pero también con un bajón pronunciado en un segundo tiempo en el que apenas se lo vio.

Pudo ver la roja y se salvó. Pudo hacer dos goles y Conde se lo impidió. Pudo haber jugado mejor pero esta vez no se le dio. De él siempre se espera más.


LAS FRASES

"Nacional cambió su sistema de juego, dependió mucho de lo que hiciera Peñarol. Nosotros seguimos haciendo lo mismo de siempre y ellos buscaron taparme a mí como a otros compa- ñeros, hicieron un partido más defensivo de lo que venían haciendo en todo este campeonato. Quiere decir que obviamente estaban muy preocupados con lo que Peñarol estaba haciendo".

"Peñarol tuvo situaciones más claras que no las supimos aprovechar".

Diego Forlán

Jugador de Peñarol


Populares de la sección

Acerca del autor