Mónaco: la joya de la corona

La visita anual al principado es uno de los puntos más atractivos del campeonato. Para Red Bull y Ferrari será una de las pocas oportunidades reales de batir a Mercedes

Es un circuito de otra época, enclavado en el medio de una zona turística donde el valor de las propiedades –cuyo acceso se bloquea por un fin de semana– se encuentra entre los más elevados del planeta.

Los bares y restaurantes cercanos ceden sus terrazas para albergar las múltiples medidas de seguridad que demanda la FIA. En una era donde los circuitos prevén zonas de escape amplias, más de 20 kilómetros de barreras acarician peligrosamente a los autos, no permitiendo el menor error a los pilotos.

No será la locación más adecuada para un Gran Premio del siglo XXI, pero pocos dudan que la Fórmula 1 sin Mónaco, no sería la misma.

Tradición desde 1929

Con apenas dos km2, Mónaco es el segundo estado más pequeño de Europa. Su primer Gran Premio data de 1929 aunque el primer Rallye de Monte-Carlo fue organizado 18 años antes.

Los habitantes del principado tienen claro que por nueve semanas en el año su vida cotidiana se verá alterada. Las seis anteriores a la disputa del Gran Premio se emplean en el armado del circuito, especialmente de sus medidas de seguridad y la compleja torre de control. Las tres posteriores, en desmantelarlo.

Conscientes de las molestias que generan a sus 36 mil habitantes, los organizadores minimizan el impacto: el tránsito se mantiene inalterado hasta el martes anterior a la carrera y recién a partir de las primeras horas del jueves se cierra el paso a los vehículos para las dos primeras sesiones de entrenamiento.

A la hora 19 vuelve a abrirse al público hasta las primeras horas del sábado, día en el que se retoma la actividad con la tercera sesión de entrenamientos y las tandas de clasificación. La normalidad se retoma el domingo desde la hora 18, dos horas después de la carrera.

Grandes campeones

Stirling Moss y Jackie Stewart vencieron en el principado en tres ocasiones y el francés Alain Prost en cuatro. Cinco victorias obtuvieron Michael Schumacher y Graham Hill, pero sin duda que el nombre del recordado Ayrton Senna Da Silva fue sinónimo del principado. El paulista logró seis triunfos en las calles monegascas llegando a niveles de concentración pocas veces vistos y que, en sus propias palabras, lo acercaban más a Dios.

Puesta a punto única

Las estrechas calles del principado no representarán un gran desafío ni en potencia ni en consumo para los nuevos motores V6 turbo que equipan a la Fórmula 1 en 2014. Hay pocos sectores donde se los exprimirá al máximo (apenas 30 segundos por vuelta) y no sufrirán en la zona del limitador como sus predecesores cuando los autos salten en los desniveles típicos de un callejero. La duración de la carrera (260 km) es la más corta del calendario por lo que tampoco encenderá las alertas de consumo.

Según Brembo, empresa italiana que provee sistemas de frenado a varios equipos de Fórmula 1, más de la quinta parte de la vuelta se realiza con el pie izquierdo en el freno, lo que permitirá recargar la unidad de recuperación de energía cinética (MGU-K) ligada al sistema de detención del tren trasero. El reglamento 2014 admite emplear un máximo de 4 Megajoules por vuelta -pero acumular apenas 2 MJ por giro- con este dispositivo.

De los 13 puntos de frenado que componen el trazado, el de la famosa chicana a la salida del túnel es por lejos el más espectacular: la velocidad de entrada es cercana a los 290 km/h, mientras que la de salida es de apenas 70. Durante 2,66 segundos los pilotos aplicarán una fuerza de 110 kg sobre el pedal de freno y sus cuellos soportarán una desaceleración de 4,53 veces la fuerza de la gravedad.

Desde el punto de vista aerodinámico, en Mónaco se busca la mayor carga (downforce) posible, que contribuye a la adherencia que proporcionan suspensiones y neumáticos (conocida como grip mecánico) para favorecer la tracción en la salida de las tortuosas curvas.

En ese apartado, la empresa italiana Pirelli, única proveedora de neumáticos de la categoría, estrenará la versión 2014 de los superblandos de flanco rojo, que se sumarán a los blandos de flanco amarillo, anteriormente empleados. Alcanzará con realizar la detención obligatoria para completar la distancia de carrera, pero no será necesariamente la mejor estrategia.

Oportunidad real

Rémi Taffin, director de operaciones en pista de Renault Sport, ha establecido claramente que la empresa que potencia a Red Bull Racing, Toro Rosso, Lotus y Caterham no fue a Mónaco a conformarse con un tercer puesto. Sus unidades de potencia han sido configuradas para aprovechar al máximo el torque disponible en la zona baja del cuentavueltas, priorizando la tracción.

Pocos dudan que el chasis del Red Bull RB10 es el mejor de la categoría. Si Renault logra la confiabilidad y usabilidad que promete, Daniel Ricciardo y Sebastian Vettel tendrán la primera oportunidad real de batir a los Mercedes W05 -ahora rebautizados Hybrid- de Lewis Hamilton y Nico Rosberg, el último ganador en el principado.

Entrenamiento jueves

Las dos sesiones de entrenamiento del jueves tuvieron a Hamilton (Mercedes) y a Alonso (Ferrari) como los grandes protagonistas. La pista, que fue parcialmente reasfaltada y ofrece poca tracción, se vio afectada además por una tormenta intensa que azotó la zona. Mañana se disputará la clasificación a partir de la hora 09:00.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios