Mo, en la tierra de los campeones

El británico de origen somalí, el mejor fondista en 5.000 y 10.000 metros, prepara su primer maratón en donde nacen y entrenan los especialistas: Kenia

Cuando se decidió a correr su primera maratón, en Londres, su ciudad, Mo Farah no lo dudó. ¿Qué lugar elegiría alguien que sabe de dónde vienen y entrenan sus principales adversarios? La respuesta no demora mucho: África, y más precisamente la ciudad de Iten, Kenia, una población entablada en Rift Valley, a unas cinco horas en coche de Nairobi, que desde hace unos años se ha convertido en uno de los centros de entrenamiento preferidos por corredores de todo el mundo.

Farah, nacido en Somalía y residente en Inglaterra desde los 8 años, posee el oro olímpico y mundial en 5.000 y 10.000 metros. Pero ahora irá por un nuevo desafío, los 42,195 kilómetros, en la que será uno de los principales candidatos, por sus condiciones y su localía.

Para prepararse, el fondista montó campamento en el Centro de Alto Rendimiento que regentea Lornah Kiplagat, la fondista keniata-holandesa nacida en el propio Rift Valley, complejo que cuenta con distintas pistas y circuitos para correr, entre otras comodidades occidentales.

Iten, conocida como “la tierra de los campeones”, es un pequeño poblado en el que habitan los Kalenjin, una tribu de corredores. El 50% de los lugareños son corredores. Además, la zona también es conocida como el “paraíso de las alturas” para los atletas de larga distancia. Los 2.400 metros de altura sobre el nivel del mar de esa zona permiten a los fondistas lograr una oxigenación adecuada que luego marca la diferencia al bajar al llano de otras ciudades.

Por todos esos factores, Farah eligió ese lugar. “Necesito estar centrado solo en correr”, dijo antes de viajar a Kenia, donde ya había estado para preparar sus carreras más cortas.

El corredor británico destacó que en la supremacía de los africanos sobre el resto del mundo en las pruebas de fondo “influye la mentalidad”. “Históricamente los africanos eran más fuertes psicológicamente que los europeos, aunque creo que esto se ha igualado actualmente”, comentó.

“Y por otro lado está el método de entrenamiento. Por eso yo voy a Kenia cada año a trabajar y aprender de ellos. El entrenamiento en altura marca algunas diferencias y también que allí no hay distracciones como en Europa. Sólo piensan en competir. Aquí puedo ir al cine, de compras con mi mujer.... En África no hay tiempo para otra cosa que el entrenamiento”, dijo a La Razón de España.

Consultado por el alto nivel de los africanos, Farah, quien es hincha de Arsenal y muy futbolero, expresó: “Sí, es como jugar en Barcelona. Estás rodeado de atletas del máximo nivel, con los que tienes que competir para entrar en el equipo. Hay un montón de chicos que no son seleccionados, pero que si vinieran a Europa a competir para cualquier otro país, podrían luchar por ser campeones continentales”.

Tanto énfasis le puso al estar “centrado” solo en correr Farah, de 30 años y padre de tres hijos, que se fue a Kenia sin su familia. Desde el 17 de enero, cuando llegó a Iten, el contacto son su esposa y niños es vía Skype. “¡Una semana para ver a mi familia!”, tuiteó el pasado 5 de marzo. “Han pasado dos meses. ¡Espero que me reconozcan!”, agregó.

El llamado de Londres

A través de la red social, Farah ha subido diariamente fotos de sus entrenamientos y de su vida en Kenia. Así se lo puede ver corriendo por senderos de tierra coloradas en el medio del campo, mostrando su calzado embarrado, o haciendo el “Mobop”, su festejo particular haciendo una “M” con sus brazos. Pese a los momentos de diversión, el entrenamiento ha sido duro. “Ahora me siento cansado todo el día”, comentó.

El maratón de Londres será el 13 de abril, pero antes, el próximo sábado, el británico de origen somalí correrá la media maratón de Nueva York, prueba que ya ganó en 2011 y que le permitirá evaluar cómo llegará a la cita londinense.

En la capital inglesa no la tendrá fácil ante verdaderos monstruos como Wilson Kipsang, quien posee el récord mundial de la distancia con 2 horas, 3 minutos, 23 segundos; Geoffrey Mutai, considerado el hombre más rápido de la historia; Emmanuel Mutai, quien tiene el récord de Londres; Tsegaye Kebede, campeón defensor; y Stephen Kiprotich, oro olímpico en 2012 y campeón del mundo 2013.

Quien no estará será el etíope Kenenisa Bekele, rival de todas las horas de Farah en 5.000 y 10.000 metros y quien posee las marcas mundiales en esas distancias. Su ausencia molestó a Farah. “Para mí correr el Maratón de Londres junto a Bekele era un aliciente más. No entiendo su decisión. Es una verdadera lástima”, dijo el británico.

De cara a la prueba de Londres, Farah dijo estar “muy confiado”. “Quiero salir a ganar con menos de 2:06”, expresó. “Lo más importante será el ritmo y respetar la distancia”.

Corriendo por las calles londinenses espera que el público lo aliente e intimide a sus rivales. “Tener a la gente de tu lado es increíble. Imagina que si 75.000 personas en el estadio, en Londres 2012, sólo gritaron tu nombre; lo que será en la calle, donde la gente no tiene que pagar nada y sólo ha venido a verte”.

De todas formas, admite que su primera maratón “será una de las carreras más difíciles y un verdadero aprendizaje”. “Es mi principal objetivo este año. Crecí en Londres y siempre tuve la ambición de correr el maratón de esta ciudad. Debutar en la distancia en casa es algo especial”, señaló. “Si no gano”, dijo, “va a ser como, ¿qué le ha pasado a Mo?”. l

El palmarés de Farah

Juego Olímpicos

Londres 2012 - 5000 metros - Oro

Londres 2012 - 10 000 metros - Oro

Campeonato Mundial

Daegu 2011 - 5000 metros - Oro

Moscú 2013 - 5000 metros - Oro

Moscú 2013 - 10 000 metros - Oro

Daegu 2011- 10 000 metros - Plata

Campeonato Europeo

Barcelona 2010 - 5000 metros - Oro

Barcelona 2010 - 10 000 metros - Oro

Helsinki 2012 - 5000 metros - Oro

Gotemburgo 2006 - 5000 metros - Plata


Populares de la sección

Comentarios