Misión imposible: ¿Por qué es tan difícil formar un nuevo Cuevas?

El descenso en la Davis demostró lo difícil que es para Uruguay formar más tenistas en el top 100
La derrota de Uruguay con Barbados marcó el descenso, tras ocho años, a la Zona Americana 2 de Copa Davis, tercer escalón internacional, en un año que comenzó peleando el repechaje al Grupo Mundial.

La caída estuvo marcada por la ausencia de los tres principales tenistas celestes: Pablo Cuevas (35 del ranking), Martín Cuevas (400) y Ariel Behar (203 en dobles), quienes por diferentes razones no concurrieron, lo que salvo lo del mayor de los Cuevas, generó sorpresa en la Asociación Uruguaya de Tenis (ver nota aparte). En su lugar fueron Rodrigo Arús (20 años), Santiago Maresca (21) y Nicolás Xivilier (16), de los cuales solo Maresca tiene ranking ATP (1.527), e incluso se pensó en Marcel Felder, retirado hace dos años. Casi sin experiencia en Davis, tuvieron una tarea dura y pese un buen rendimiento cayeron.

La situación dejó al descubierto la dificultad para formar jugadores de alto ranking. En Uruguay aparece en soledad Pablo Cuevas, único que puede vivir del tenis y competir contra los mejores.

¿Qué impide que Uruguay tenga otro jugador de alto ranking?.Para Ruben Marturet, presidente de la AUT, "el mayor obstáculo es el tiempo de dedicación. Tener ranking de 200 o 300 lleva dedicación full time. Los jugadores llegan a determinado nivel y dejan", dice Marturet, que agrega que para formar un top 100 se necesitan 10 mil horas de entrenamiento. "Son 10 años", acota, y agrega que recién en los últimos años, con el programa Gurises al Tenis (ver apunte), se empezó a trabajar con ese objetivo, por lo que los frutos llegarán en un tiempo.

Inequidad

El tenis competitivo tiene una organización injusta. El crecimiento depende del dinero, que viene con apoyos externos o triunfos deportivos que hagan de palanca. Sin embargo, solo los tenistas por encima del puesto 150 no pierden dinero, y solo del 50 para arriba ganan algo. Según un informe de la Federación Internacional de Tenis publicado por La Nación, para estar entre los 200 primeros se necesita invertir entre US$ 40 y 160 mil al año, y la mayoría no recupera ese dinero. Además, el 1% se llevan el 60% de las ganancias del tenis mundial.

US$ 40.000 al año. Lo mínimo que tiene que invertir un tenista para llegar al top 200. 60 Torneos. De categoría Future (los más bajos) hay por año en América (ninguno en Uruguay). En Europa hay 380. US$ 40.000 al año. Lo mínimo que tiene que invertir un tenista para llegar al top 200. 60 Torneos. De categoría Future (los más bajos) hay por año en América (ninguno en Uruguay). En Europa hay 380.

Uruguay, como la mayoría de la región, no tiene un plan para desarrollar tenistas de alto rendimiento. Así, los jugadores se pierden cuando los costos se vuelve imposibles. En su momento, Cuevas consiguió apoyo de inversores, a los cuales tuvo que devolver dividendos según avanzaba.

"Pablo surge de su propio esfuerzo, no de un proceso como la escuela española, o la argentina. Lo mismo ocurre con Fillipini, Diego Pérez o Joselo Damiani, donde hubo un gran esfuerzo personal", se sincera Marturet. "Una vez que ingresan en el tenis profesional ya no hay seguimiento, salvo cosas aisladas. El que ingresa construye su propia carrera. La herramienta es traer torneos como el Uruguay Open, para darles la chance de competir contra los mejores" explica, y agrega que la AUT se centra en apoyar a juveniles de entre 12 y 16 años en el nivel anterior: las giras de la Confederación Sudamericana de Tenis (COSAT).

"Uruguay no es muy diferente al resto de los países de Sudamérica, salvo Colombia, Argentina y algo de Brasil. De hecho por eso nos mantuvimos tantos años en la Zona Americana 1", agrega. Esos países marcan la excepción en la región, al tener hay programas de desarrollo de jugadores. Argentina tiene 89 jugadores en el circuito (25 arriba del top 500), Brasil 65 (15) y Colombia 28 (6). Además, mientras en Sudamérica hay 60 futures –torneo más bajo del sistema- al año, en Europa hay 380.

Como en el resto de los deportes, la necesidad de apoyo económico del Estado o empresas es clave para poder ampliar los planes. Hoy en día la AUT tiene el apoyo de Antel y Coca Cola, y apunta a sumar más. "Se necesita una planificación empresarial, si no hay ingresos no hay proyectos. En la medida que instale un plan como Gurises al Tenis se va a poder desarrollar a los jóvenes. Los chicos que nos representaron en la Davis entrenan con Bebe Pérez hace bastante tiempo. Dieron sus primeros pasos y van a seguir creciendo", cierra Marturet.

tenistas ATP por país

País Total top 500 -500
Argentina 89 25 64
Brasil 65 15 50
colombia 28 6 22
Chile 36 7 29
Peru 9 9 0
Bolivia 8 1 7
venezuela 6 1 5
Ecuador 5 4 1
Uruguay 5 1 4

Tenistas top 50

Uruguay 1 (Pablo Cuevas, 35)
Argentina 1 (leonardo Mayer, 36)
Brasil 1 (Thomaz Belluci, 40)

Gurises al Tenis, la chance de crecer

El programa, lanzado junto a la Secretaría de Deportes, busca ampliar la base de tenistas en todo el país. El primer objetivo es social: acercar a niños de sectores vulnerables al deporte. La segunda etapa es identificar los mejores prospectos, para poder becarlos en clubes para seguir desarrollándolos y cumplir esos 10 mil horas de entrenamiento para llegar a ser top 100. El universo total es de 500 niños, una cifra que dobla a la cantidad de tenistas federados en el sistema competitivo, que son alrededor de 200.

"Tenemos que seguir insistiendo con programas como este, que abarca a niños de 6 a 12 años. Estamos en la etapa de la siembra, se requiere uno o dos años para evaluar cuales son los chicos con potencial para cambiar de categoría, llevarlos a los clubes y becarlos. Tenemos muy buen apoyo de Secretaria de Deportes", dijo Marturet.

"Estamos formando una nueva integración, un grupo que va a empezar a trabajar para el Circuito Cosat. Hay gran apoyo del ministerio y de la Secretaria de Deportes, ellos tienen claro cual es el proceso, y lo importante que esa este proceso para que el deporte deje de estar conceptuado como elitista. De aquí deberían surgir muchos chicos con las ganas de tener el tenis como medio de vida. La única exigencia es el que pasa a la segunda etapa de este programa no puede dejar los estudios".

Ausencias con distinta evaluación

La ausencia de Pablo Cuevas de la Serie de Copa Davis no sorprendió a la AUT, que peleó ante la ITF para fijar la serie en una fecha diferente, de manera que no compitiera con los ATP de Valencia y París-Bercy. Sin embargo, la decisión de su hermano Martín y de Ariel Behar generó críticas de parte del capitán Enrique Pérez Cassarino, quien expresó al diario El País que no estaba de acuerdo con la decisión.
"El tema fundamental radica en variables que no dependen de nosotros Esta semana no fue protegida por la IRF. Hablamos con la ITF cambiaran de fecha. Impulsamos a Pablo para que siguiera su carrera profesional", dijo Marturet, que respecto a los otros dos casos indicó: "Es una decisión de ellos. la argumentación estaba sobre la mesa, en el caso de Martín priorizó torneos, en el caso de Ariel jugó torneos que no demandaban 5 sets debido a una lesión. Se puede compartir o no pero hay que respetarla. Mas allá de diferencias no hay resquebrajamiento entre el equipo, la federación y el capitán, la relación es excelente. Nadie de ellos se puede ofender con lo que dijo Bebe Pérez, respeta la decisión, no necesariamente tiene que estar de acuerdo", dijo Marturet.

Acerca del autor