Misión celeste a Bielorrusia

La selección uruguaya de fútbol de salón viajó al principal certamen de la disciplina y hoy hará su debut ante Australia

Con la carga histórica de ser el país que inventó el fútbol de salón, la selección uruguaya viajó el miércoles rumbo a Europa para disputar el Mundial de Bielorrusia, el principal certamen de la Asociación Mundial de Fútbol de Salón.

Durante varias semanas, el combinado que dirige Pablo De Palleja –exjugador y uno de los vicecampeones en el Mundial de 1997 en México, cuando Uruguay logró su mejor participación– se entrenó en distintas ciudades del país reconocidas por su actividad y formación de futbolistas de sala.

“Estas es una disciplina menor, no es ninguna excusa, la preparación ideal sería entrenar todos los días pero hicimos lo que estaba a nuestro alcance, que era entrenar todos los fines de semana durante mucho tiempo en doble horario”, contó De Palleja a El Observador antes del viaje. “Fuimos rotando las ciudades. Hicimos campamentos en Melo, Durazno, Pando, Treinta y Tres, y sobre todo en Florida”, agregó.

Luego, el entrenador dio la lista definitiva de 12 jugadores. “El plantel está conformado por futbolistas que en la mayoría son del interior del país. Hay jugadores de Río Branco, de Treinta y Tres, Mercedes, Pando, Montevideo, Florida y Carmelo”, contó.

“El plantel consta de 12 jugadores que están en su plenitud, de los cuales 11 han tenido experiencia internacional, algunos con uno o dos mundiales encima”, indicó. De todos los seleccionados, solo dos son profesionales: Elio “Mincho” Hernández, la principal figura del equipo y unos de los mejores uruguayos, y Fabricio Santos, uno de los dos arqueros. Ambos juegan en equipos de Río Branco y viven del fútbol de salón.

Diego Martínez, el otro golero del plantel, dijo a El Observador que la preparación tuvo “la dificultad” de que no podían entrenar entre semana porque la mayoría trabaja o estudia. “Nos juntábamos los fines de semana para practicar a full”, señaló el floridense. “Ir a un mundial es algo sumamente positivo para cualquier deportista. No conocemos mucho a los rivales, pero trataremos de hacer un buen papel”, agregó.

Ante el local y Brasil
Uruguay fue invitado al Mundial de Bielorrusia por ser el país creador del fútbol de salón y en el sorteo de grupos le tocó una serie muy dura con Brasil, Bielorrusia y Australia. El torneo tiene cuatro grupos de cuatro equipos y avanzan los dos mejores de cada llave.

“El objetivo primario es pasar la serie, el segundo es pasar primeros y después, lo que venga, vendrá de regalo”, señaló el entrenador celeste. Al analizar a los rivales, indicó que Australia “teóricamente sería el más accesible” de los tres y que Bielorrusia además de ser el anfitrión es “una potencia a nivel mundial” en la disciplina. “Y el otro es Brasil, que no sabemos con qué equipo va a ir, pero una selección de Brasil siempre juega bien”, señaló.

De Palleja agregó que Uruguay está lejos de potencias como lo son Colombia, Paraguay y Argentina. “Pero los partidos hay que jugarlos y a veces el jugador uruguayo pone un plus ante la adversidad. Estamos confiados en nuestra preparación, en nuestras aptitudes, y después en lo que hay que poner ante la adversidad”.

A la celeste de la pelota chica la espera Minsk, capital bielorrusa y sede del Grupo A. Luego de concentrar en pequeños gimnasios del interior profundo, irán a un hotel cinco estrellas y jugarán en un estadio a todo lujo para 25 mil espectadores.

Más allá del glamour, no se olvidan del trabajo realizado durante meses y confían en regresar al país con una buena posición.

El plantel celeste: Fabricio Santos, Diego Martínez, Rodrigo Giménez, Leonardo Triunfo, Marcio Gentil, Carlos Bruschini, Pedro Oholeguy, Gonzalo López, Esteban Lorier, Mauricio Gianechini, Elio Hernández y Sebastián Eguren. CUERPO TÉCNICO: Pablo De Palleja (Director Técnico), Hernán López (Técnico Alterno), Luis Rodríguez (Preparador Físico) y Jhonny Martínez (Médico).


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios