Ministerio del Interior dice que Rosario Martínez se desacató

La cartera emitió un comunicado sobre los incidentes entre el técnico y jugadores de Fénix con la policía

Al igual que Fénix, el Ministerio del Interior también emitió un comunicado sobre los "incidentes en la previa del encuentro entre el Club Nacional de Fútbol y el Club Atlético Fénix, en las afueras del Estadio 'Gran Parque Central'".

Según el organismo, Rosario Martínez le increpó al policía "con lenguaje soez e insultante" y luego entró "en total desacato".

También señala que "parte del plantel" de Fénix "toman por el cuello al funcionario policial haciendo que se cayera al suelo" y luego "recibe puntapiés y golpes que le provocaron heridas".

Comunicado

En la previa del partido que disputarían los primeros equipos del C.N. de Fútbol y el C.A. Fénix, particularmente a la llegada del ómnibus que transportaba al equipo de Capurro, se suscitó un incidente que involucró a un Agente de Policía de Tránsito y al Director Técnico del referido plantel.

Los hechos acaecidos derivaron en la detención del DT de Fénix, quien fuera conducido a la Secc. 9ª para ser liberado por orden judicial a efectos de conducir al plantel durante el encuentro, concurriendo al término del mismo a prestar declaración en la dependencia policial.

La difusión de imágenes con el detenido esposado, provocó la indignación de muchos críticos de una actuación policial que se conducía de ese modo con un profesional del fútbol provocando -además- la dilación del encuentro en más de una hora.

El Ministro del Interior solicitó una información de urgencia sobre los hechos a fin de echar luz sobre la actuación que le cupo al funcionario policial que protagonizó los hechos denunciados.

Tras ese informe y sin perjuicio de las resultancias judiciales que tenga el caso, el Ministerio del Interior informa:

  1. - el agente de Policía de Tránsito cumplió una orden superior de escoltar al ómnibus del plantel de Fénix hasta el lugar establecido para su descenso en razón que la unidad se encontraba perdida, habiendo equivocado el trayecto previsto para su acceso. Un vallado fijo en la intersección de Jaime Cibils y Juan Ramón Gómez impedía la llegada por lo que hubo que circunvalar el GPC para llegar a la acera norte de Jaime Cibils. Trayecto que es realizado con la escolta del agente referido.
  2. - al llegar a destino, descienden del bus varias personas; uno de ellos -el DT de Fénix, R. Martínez- quien se dirigió al referido agente increpándole con lenguaje soez e insultante, el recorrido efectuado. Ante los insultos el agente le interrogó el motivo de los mismos, obteniendo por respuesta más insultos entrando en total desacato.
  3. - llegado a ese punto, el agente procedió a la detención de quien desconocía su identidad, solicitando apoyo policial por radio.
  4. en ese estado, parte del plantel interviene para evitar la detención y toman por el cuello al funcionario policial haciendo que cayera al suelo. Una vez caído, recibe puntapiés y golpes que le provocaron heridas que fueron constatadas por médico de emergencias del Hospital Policial, cuyo diagnóstico fue informado a la Justicia.
  5. tras el encuentro, el DT de Fénix declaró en sede policial que ni él ni sus jugadores resultaron con lesión alguna.
  6. el agente en cuestión radicó denuncia contra el involucrado por los agravios sufridos y las lesiones recibidas.

Esta Secretaría de Estado quiere dejar expresa constancia que los hechos ocurridos no pueden empañar un trabajo conjunto con las autoridades del fútbol que ha permitido transitar un camino de diálogo y entendimiento en procura de erradicar los hechos de violencia de los escenarios deportivos.

Este tipo de hechos no puede desviar el rumbo y apelamos a que -transcurrido un tiempo prudencial- los actores hayan procesado en su fuero más íntimo, los hechos y asuman la cuota de responsabilidad que cabe a cada uno.

Ningún argumento habilita a un ciudadano a faltarle el respeto a otro ciudadano, sea este Policía, Director Técnico o hincha de fútbol. Mucho menos a tomar justicia por mano propia o promover el descrédito de la autoridad pública que -en el caso que se trata- cumplía prestando un servicio de escolta para darle seguridad a un plantel de fútbol.

Queremos un fútbol en paz, una fiesta de la que disfrutemos todos.


Populares de la sección