Messi fue imputado por fraude fiscal

El jugador argentino y su padre deberán comparecer ante la Justicia de Barcelona por un presunto fraude de más de 4 millones de euros en sus declaraciones del IRPF

La titular del juzgado de instrucción número 3 de Gavà (Barcelona) ha citado a declarar como imputados el próximo 17 de septiembre al futbolista del FC Barcelona Lionel Messi y a su padre, Jorge Horacio Messi, acusados de defraudar al fisco más de 4 millones de euros.

Según han informado fuentes judiciales, en un auto la juez ha acordado admitir a trámite la querella por presunto fraude fiscal que presentó la Fiscalía contra el futbolista y lo ha citado a declarar como imputado, acusado de tres delitos contra la Hacienda Pública.

Al futbolista del Barça y a su padre se les acusa de esos tres delitos por los tres ejercicios fiscales -correspondientes a los años 2007, 2008 y 2009- en los que, presuntamente, burlaron la tributación de los ingresos derivados de la cesión de los derechos de imagen del jugador a terceros.

En total, la Fiscalía de Delitos Económicos de Barcelona, que es la que ha presentado la querella contra Messi y su padre, estima que los imputados podrían haber defraudado más de cuatro millones de euros entre los años 2007 y 2009, sin que se descarte que en los años siguientes emplearan el mismo sistema de evasión de impuestos, han informado fuentes judiciales.

Uruguay “paraíso fiscal”

La Fiscalía sostiene en su querella que Messi simuló la cesión de sus derechos de imagen a sociedades instrumentales radicadas en paraísos fiscales, como Belice y Uruguay, y complementariamente, firmó contratos de licencia, agencia o prestación de servicios entre estas y otras compañías instrumentales domiciliadas en jurisdicciones de conveniencia (Reino Unido y Suiza).

De esa forma, cree el ministerio público, se buscaba que los ingresos "transitaran desde los países donde radicaban las empresas o entidades pagadoras hasta las sociedades instrumentales domiciliadas en los paraísos fiscales, sin someterse prácticamente a tributación alguna".

La Fiscalía da por hecho en su querella que la iniciativa defraudatoria partió del padre de Messi y representante de jugador, ya que fue quien encargó la creación de una primera sociedad instrumental cuando el delantero del FC Barcelona era todavía menor de edad.

Por ese motivo, no es descartable que, como suele suceder en las causas por fraude fiscal con varios imputados, sea el padre de Messi el que asuma ante la juez toda la responsabilidad en la creación del entramado presuntamente defraudatorio, lo que podría comportar el archivo de la causa para el jugador si durante la instrucción se constata que no estaba al corriente de los hechos delictivos.

La ley castiga con penas de prisión de dos a seis años cada uno los delitos contra la Hacienda Pública y con una multa del doble al séxtuplo de la cuota defraudada cuando la cuantía evadida exceda de 600.000 euros.

La querella de la Fiscalía se circunscribe a los años 2007, 2008 y 2009, pero, una vez concluya la campaña de declaraciones de la renta, la Agencia Tributaria podría ampliar a los ejercicios 2010, 2011 y 2012 sus investigaciones sobre el futbolista y remitirlas al ministerio público en caso de detectar que también burló la tributación por ingresos derivados de sus derechos de imagen.

El futbolista y su padre tendrían todavía la oportunidad de regularizar ese hipotético fraude en los tres ejercicios precedentes mediante declaraciones complementarias pero, de no ser así, la Agencia Tributaria remitirá el resultado de sus indagaciones a la Fiscalía para que las incorpore a su investigación.

Lo que dijo Lorenzo

El ministro de Economía, Fernando Lorenzo, admitió días atrás que el marco jurídico uruguayo en los años en que, según la fiscalía de Barcelona, el futbolista Lionel Messi usó sociedades para defraudar, permitía que eso pasara y mostró la disposición del gobierno a colaborar si se le pide.

"En el período en el cual se hace referencia a estos episodios en Uruguay había formas societarias en nuestro ordenamiento jurídico que permitían que algunas de esas cosas pudieran vehiculizarse a través de ese tipo de instrumentos", indicó Lorenzo a la prensa tras dictar una conferencia en la Cámara Española de Comercio, Industria y Navegación del Uruguay.

El ministro recordó que "todo lo que surge en la prensa refiere a acontecimientos que aparentemente habrían sucedido en 2007, 2008 y 2009" y "en el año 2007 todavía estaban vigentes" los "marcos normativos que ofrecían opacidad para que ese tipo de cosas ocurrieran".

"La justicia española está tramitando una causa en la que Uruguay, cuando sea convocado de alguna u otra manera a cooperar con eso, en el marco del Estado de derecho concurrirá", agregó

Según Lorenzo, "episodios como estos, que tienen trascendencia pública" marcan "el acierto" del actual gobierno (2010-2015) y del que le antecedió (2005-2010), "en combatir la opacidad jurídica de formas de organización societaria que hicieron posible que se usaran esas figuras para fines estrictamente de evasión" tanto en Uruguay como en el exterior.

Por eso rechazó "cualquier referencia" sobre Uruguay como "paraíso fiscal", como se le alude en la querella presentada contra Messi por la Fiscalía de Barcelona, porque "es un error y no se corresponde con la realidad".

Lorenzo subrayó que "el calificativo es inadecuado, describe muy mal la situación" del país, que en los últimos años ha realizado "una batalla muy grande para combatir" ese fenómeno.


Fuente: EFE

Populares de la sección

Comentarios