Messi, entre el corazón y la razón

Lionel Messi medita su futuro en la selección acosado por las críticas del periodismo amarillo y quienes lo comparan con Maradona
Argentina cayó en la definición por penales y todos los lamentos cayeron sobre los hombros de un solo jugador: Lionel Andrés Messi.

El astro de Barcelona fue blanco de críticas que acrecentaron la ola de rumores sobre su posible alejamiento de la selección.

Dolido, como el resto del equipo dirigido por Gerardo Martino, tras quedarse otra vez a las puertas de la gloria en la Copa América, Messi se refugió con los suyos en su Rosario natal, a 300 km de Buenos Aires, lejos de los reclamos.

"No hay nada más doloroso en el fútbol que perder una final", escribió la 'Pulga' el lunes en su página oficial de Facebook, 48 horas después de la derrota en Santiago de Chile en serie de penales 4-1 frente al equipo local, tras empatar sin goles el tiempo reglamentario y el alargue.

Messi también agradeció a quienes a lo apoyaron, en medio de críticas de argentinos contra los jugadores albicelestes por no haber traído el trofeo.

"No quiero que pase más tiempo sin darles las gracias a todos los que nos apoyaron siempre y nos siguieron bancando en los momentos difíciles", sostuvo Messi.

Sin embargo, parte del periodismo deportivo más amarillo de Argentina le apuntó todos sus misiles contra el rosarino.

"La pobre actuación de Leo en la final reabrió una vieja polémica. ¿Por qué gana todo en Barcelona y no consigue un título en la selección? ¿Por qué no rinde en los partidos decisivos?", se preguntó el diario Clarín, haciéndose eco de lo que se debate en todo el país acerca del futbolista de 28 años.

Para el diario Olé, Messi tiene "una bomba en sus manos", ante la posibilidad que la tristeza y la bronca lo lleven a dejar el barco. "¿Nos vas a dejar así mejor del mundo?, clamó el matutino.

Pero del otro lado, están los que lo tildan de "pecho frío", uno de los insultos de sus enemigos, que esperan que no sólo sea genial con los pies sino un indiscutible líder del grupo como recuerdan al mejor Diego Maradona de la década de 1980.

"Maradona era la sumatoria de Messi y Javier Mascherano", sintetizan en Buenos Aires, lamentando a quien, mientras no se vuelva a alzar la Copa del Mundo, seguirá siendo el gran héroe albiceleste que fue campeón en México 1986 y subcampeón en Italia 1990.

El entorno de Messi dejó trascender que el astro se agotó de tantas críticas y se tomará unos días de descanso antes de decidir qué hacer con la selección de su país natal, del que emigró a Barcelona junto a su familia cuando tenía 13 años.

Pero no todas son críticas para el delantero blaugrana.

El presidente de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), Luis Segura, tiembla ante la posibilidad de perderlo: "No entiendo a la gente que lo cuestiona, es una injusticia absoluta".

"Espero que no se canse de las críticas, sería lamentable que no venga más a representar a la selección. A Messi le duele tanto como al hincha no haber ganado un título", insistió Segura.
En defensa del 10 salieron exjugadores como Ariel Ortega y Matías Almeyda.

"Cómo voy a decir 'pecho frío' a Messi (...) a un tipo que le dijo que no al país que le dio todo (por España) y eligió al que no le dio nada (Argentina)", increpó Ortega en las redes sociales.
Matías Almeyda advirtió que Messi se terminará por cansar de los cuestionamientos y dejará la selección albiceleste.

"Algún día este muchacho se va a cansar y no va a querer venir nunca más a jugar para la selección. A Messi lo criticábamos hasta porque no cantaba el himno, siempre le buscamos algo", advirtió Almeyda en Fox Sports.

"Es muy difícil que repitan en la selección lo que hacen en sus clubes. Por ejemplo Messi, su equipo juega mejor que cualquier selección, es imposible que él juegue igual. Messi siempre es el mejor nuestro, pero nunca llega a ser ese Messi que esperan todos del Barcelona porque allá toca la pelota y el primer pensamiento de los compañeros es devolvérsela a él", cerró Almeyda.

Fuente: El Observador y Agencias Internacionales

Populares de la sección