“Mentalmente clarito”

Laurent Lazard, el piloto uruguayo de Yamaha busca en su familia la motivación para la parte final. Concretó su mejor jornada antes del día de descanso en Tucumán

El piloto uruguayo Laurent Lazard (Yamaha) concretó su mejor jornada antes del día de descanso programada para el Dakar en la ciudad argentina de Tucumán.

“Fue una etapa dura por la lluvia y hubo que navegar mucho, estar muy atento y en algunos casos emplear la lógica para encontrar el camino”, destacó el uruguayo. Respecto a la octava etapa, agregó: “Fue un día muy técnico”.

En cuanto a ese día donde los organizadores apelaron a cortar la distancia, Lazard señaló: “A pesar que se acortó el especial por la lluvia y el estado de los caminos, el sector que quedó fue un tramo donde continuamente había que realizar una buena navegación. Había todo tipo de accidentes geográficos que no te permitía la menor distracción. Por momentos teníamos un lecho de río seco, en otro agua, arena o pasto.

No había una recta que te permitiera descansar. La velocidad era rápida pero no veloz. Me encontré con pilotos que estaban dando vuelta en busca del camino”, destacó. El km 118 de la jornada fue decisivo porque muchos competidores allí perdieron el rumbo.

“Por suerte no seguí las huellas de otros”, siguió explicando el piloto de la categoría Motos. “Me dediqué a seguir mi navegación. Lo que sucede es que la medición se hizo por el lecho de un río seco, pero había varias partes con mucha agua y había que ir por el costado. Eso te cambiaba los kilómetros y por eso había que guiarse por lo que uno sabe: la lógica. Por suerte no me equivoqué. En la última parte había mucho barro y con las cubiertas para desierto se nos hacía difícil controlar la moto al no tener mucho grip”, destacó Lazard tras lograr el sábado su mejor actuación con la posición 76 entre casi 140 pilotos en ruta.

En referencia a lo que ha sido esta primera mitad del Dakar, señaló: “Ha sido tranquila ya que sé que no voy a poder subir muchos puestos en la general por las seis horas que perdí el primer día, más la hora de penalización. Todo eso no solo me tiró muy atrás, sino que me hizo perder motivación. No tengo cansancio, dormí bien, salvo la etapa del viernes, que dormimos sobre el hormigón”. Físicamente dijo estar bien, excepto por el típico hormigueo que se siente en las manos, por estar tanto tiempo conduciendo la moto. “Mentalmente estoy clarito y una demostración fue la última etapa donde tuve que resolver situaciones no solamente de navegación, sino de encarar lugares por donde ir más rápido sin arriesgar”, aseguró. Para mí el Dakar no ha sido tan, tan complicado, como se decía. Nos habían pintado que la parte de Perú iba a ser muy brava, pero no fue así. Por supuesto que falta Fiambalá, lo más duro de este Dakar”, indicó.

Respecto a su ritmo, aquellas siete horas perdidas el primer día inciden: “Estoy andando en 70% de mis posibilidades, nunca se me cruzó la moto, nunca tuve una situación comprometida”.

“Ahora estoy contento porque estoy con mi hija, mi señora y mi padre en Tucumán. Es una inyección anímica importante para encarar la última parte”, concluía un Laurent Lazard más distendido que en los días anteriores.


Populares de la sección

Comentarios