Melconian volvió por el 14º título

Martín se fue hace dos meses a vivir a España, pero entre este viernes y el domingo competirá en el torneo Nacional por Biguá que va por otra copa

Hace apenas dos meses Martín Melconian armó las valijas y se fue de Uruguay. A estudiar y entrenar a España. Pero el paisito tira. Mejor dicho, lo que tira es nadar por Biguá. Con los amigos y por el orgullo.

Por eso, el viernes pasado, el Bocha, como le dicen al hermano menor de Gabriel, quien compitió en los Juegos Olímpicos de Londres, retornó a Montevideo.

“Javier Golovchenko (entrenador de Biguá) me consiguió el pasaje”, contó a El Observador el nadador.

Este viernes, a partir de la hora 20 en la piscina de Campus de Maldonado, Melconian será una de las piezas claves de Biguá que busca ganar por 14º año consecutivo el Nacional de natación.

El torneo se extenderá hasta el domingo.

Martín competirá en las tres pruebas (50, 100 y 200 metros) del estilo en que se especializa, pecho, pero además correrá en 50 y 100 m mariposa, 50 m libre y 50 me espalda, además de los tres relevos.

“No me hace mucha gracia nadar las pruebas de mariposa o espalda porque no son lo mío, pero en Biguá para el Nacional siempre se trata de nadar la mayor cantidad de pruebas posibles para sumar puntos”, explicó Martín.

El nadador de 22 años está radicado en Madrid. Estudia y entrena en la Universidad José Cela donde consiguió una beca del 50% mientras que sus padres costean el resto.

Estudia Administración de Empresas y Márketing. “Acá estudiaba Negocios Internacionales por lo que pude revalidar un par de materias, pero esta carrera dura cinco años”, contó.

Lo que viene
Martín retornará a España el martes pero entre el 12 y 16 de diciembre volverá a competir con Uruguay cuando dispute el Mundial de pileta corta (25 metros) en Estambul.

Participará junto a su hermano Gabriel y a Inés Remersaro. Inés, radicada desde el año pasado en Estados Unidos, también fue invitada a participar del Nacional pero no pudo arreglar sus horarios y sus estudios.

El Nacional
El Torneo Nacional es el más importante del año para la natación uruguaya. Y para Biguá se transformó en un clásico.

El grupo liderado por el exnadador del club, Javier Golovchenko, ganó las últimas 13 ediciones del certamen.

“Los demás equipos tienen buenos nadadores pero creo que el fuerte de Biguá es el colectivo, es el que tiene mayor calidad grupal”, comentó Martín.

“Queremos ganar el 14º así el año que viene intentaremos celebrar el 15º, con vestidos de 15, producidos para la ocasión”, adelantó el nadador a las risas.

El gran hermano
Su hermano Gabriel también competirá en el evento: “No tengo expectativas de marcas, ni récords. Volví a nadar hace tres semanas después de Londres y el objetivo es equilibrar el esfuerzo en las pruebas que voy a tirar para sumar para el equipo”.  

Gabriel competirá en 50 y 100 m libre (sus especialidades), 50 y 100 m pecho, 50 y 100 m mariposa, 50 m espalda y en las tres postas.

Tal como informó El Observador el 29 de octubre, Gabriel retornó a las piletas en la Copa Biguá, donde el elenco de Villa Biarritz obtuvo el segundo puesto a cuatro puntos de River Plate de Argentina.

A pesar de su inactividad, el olímpico registró la mejor marca técnica masculina del certamen.

Refuerzos argentinos
Como es un clásico de todos los años, Biguá afrontará el torneo con la presencia de refuerzos argentinos.

Lo que fuera motivo de disputa hace unos años, cuando Campus de Maldonado tenía un equipo fuerte que le peleaba el título a Biguá, es ahora una tradición para el elenco de Villa Biarritz.

Manuela Morano, de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, y Rosella Capezzone, de Regatas de Mendoza, serán los refuerzos del Pato.

Manuela, alojada en casa de los Melconian, contó a El Observador: “Ya había venido en 2007 cuando Biguá ganó la novena y fue una muy linda experiencia. Los chicos acá siempre me tienen presente pero hasta ahora no habíamos podido volver a coordinar fechas para volver; ahora se dio”.

Gabriel contó que Capezzone entrenó el miércoles con el plantel de Biguá. “Nosotros habremos nadado entre 1.500 y 2.000 metros y cuando terminamos Rosella quedó desconcertada: ‘¿Ya está?’, ‘¿Tan poco nadan?’, nos preguntó. Entonces siguió nadando sola”. Cosas que pasan en Uruguay.
 
 


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios