Médico dice que dopó a 150 estrellas del deporte inglés

El doctor Mark Bonar señaló que trabajó con los futbolistas de Chelsea, Arsenal y Leicester, entre otros deportistas

Varios futbolistas de la Premier League podrían estar implicados en un supuesto escándalo de dopaje entre deportistas de élite a manos de un mismo doctor, según reveló el periódico inglés Sunday Times.

El rotativo inglés, que ha sacado a la luz varios casos de dopaje relativos a deportistas internacionales los últimos meses, señaló que el doctor Mark Bonar está bajo sospecha desde hace dos años.

El especialista de 38 años, que trabaja en una clínica privada, aseguró en una entrevista con cámara oculta tener una agenda de "clientes secretos" entre la que se incluirían futbolistas de Chelsea, de Arsenal y de Leicester.

A pesar de las declaraciones de Bonar, el periódico precisó no disponer de más pruebas incriminatorias.

Tampoco consta que los clubes tengan conocimiento de la relación de sus jugadores con el médico.

Grabado con cámara oculta, el doctor contó que tenía una red de "clientes secretos", en la que también figuraban ciclistas británicos que han participado en el Tour de Francia, tenistas, un boxeador británico, un jugador de cricket inglés y algunos especialistas en artes marciales.

"En los últimos seis años trató más de 150 personalidades del deporte inglés", indica el periódico, señalando que estas habrían recibido "sustancias como Eritropoyetina (EPO), esteroides, o la hormona del crecimiento".

Bonar también asegura haber suministrado sustancias a bailarines de programas de televisión.

Clubes responden

Las revelaciones del Sunday Times desataron este domingo una ola de indignación, pero también de negaciones por parte de los clubes afectados.

El semanario británico, famoso por desvelar varios casos de dopaje en el atletismo ruso, escribió que, durante los últimos seis años, el médico londinense de 38 años Mark Bonar "trató a más de 150 deportistas británicos y extranjeros con sustancias prohibidas como EPO, esteroides y hormona de crecimiento".

Los tres clubes del campeonato inglés mencionados han rechazado en bloque las acusaciones que han calificado de "falsas" y "sin fundamento".

"Chelsea nunca ha contactado con el Dr Bonar y no tiene conocimiento y prueba escrita que indique que alguno de sus jugadores haya sido tratado por él", insistió el vigente campeón de Inglaterra en un comunicado.

"Leicester City sigue protocolos antidopaje sólidos y completos para garantizar su total conformidad y la de sus jugadores con la normativa antidopaje", afirmó por su parte el líder de la Premier League.

Igual de asombrado se mostró Arsenal. "Seguimos estrictamente todas las directivas de la Agencia Mundial Antidopaje y los jugadores de nuestro primer equipo se someten aproximadamente a medio centenar de controles aleatorios cada temporada (...) Ninguno de nuestros futbolistas ha dado jamás positivo", se defendieron los Gunners.

Bonar se defiende

El médico respondió en su cuenta de Twitter: "Las acusaciones del Sunday Tomes son falsas y muy engañosas. Nunca he tenido relación con ningún equipo o jugador de la Premier", escribió, y agregó: "Nunca he prescrito la terapia andrógenica con el objetivo de mejorar el rendimiento. Traté a hombres sintomáticos con test de bajos niveles".


"Versión británica del Dr Ferrari"

La Agencia Británica Antidopaje (UKAD) confirmó haber sido informada de las presuntas actividades del Dr Bonar entre abril y mayo de 2014, por un deportista culpable de dopaje. Este explicó que el médico le prescribió EPO y testosterona y aseguró que proporcionaba también productos prohibidos a un boxeador anónimo.

Es la única vez que el nombre del Dr Bonar llamó la atención, precisó la UKAD, añadiendo que advirtió al deportista, que no aportó pruebas sobre sus acusaciones.

Este deportista anónimo habló con WDR. "Para mí el Dr Bonar es la versión británica del médico de Lance Armstrong, el Dr. Ferrari. Fue Bonar el que me dio la testosterona y otras sustancias. También me preguntó si había probado EPO o hormonas de crecimiento", dijo el testigo.

La UKAD afirmó que de todas formas no puede investigar las actividades del galeno porque no está adscrito a ninguna instancia deportiva.

Su presidente, David Kenworthy, aseguró que se ha abierto una investigación independiente que tendrá en cuenta las alegaciones del Sunday Times y tendrá en cuenta la manera en la que la agencia trató las acusaciones hechas por el deportista.

El Colegio de Médicos Británico (GMC) fue informado por la UKAD y estudiará "con urgencia" las alegaciones presentadas contra el Dr Bonar.

El ministro británico de Deportes, John Whittingdale, también ha reaccionado rápidamente con un comunicado en el que afirma estar "sorprendido y muy preocupado", por las acusaciones y exige la apertura inmediata de una investigación independiente.


Fuente: AFP

Populares de la sección