“Me voy con un sabor amargo”

El técnico de Nacional dijo que se alejó el Clausura y explicó el cambio de De Los Santos por Barcia

Parezco Sandro y ustedes todas las viejas que están alrededor”, les dijo Álvaro Gutiérrez a los periodistas mientras lo hacían correr para adelante y para atrás, y los micrófonos y las cámaras se amontonaban en torno a él. La broma del entrenador después del partido marcó su estado de ánimo. Le habían empatado el clásico, se había alejado la posibilidad del Clausura, pero no perdió. “Me voy con un sabor un poco amargo porque después de unos 15 minutos donde Peñarol fue más que nosotros, tuvimos más la posesión de pelota y mejores ocasiones, aunque tampoco fuimos avasallantes. Fue un partido duro y parejo como todos los clásicos”, dijo. 

El cambio de Guillermo De Los Santos por Leandro Barcia, cuando ganaba 1-0, generó comentarios negativos en la tribuna, especialmente porque Peñarol le empató enseguida. Pero Gutiérrez explicó el motivo de la variante: “Ellos habían ingresado a Leyes por Pacheco, habían ganado en altura y nosotros ya de entrada perdimos a los dos altos que teníamos que son el Mama (Arismendi) y Pereiro, estábamos complicados con las pelotas quietas y Barcia se empezó a acalambrar; (entonces) decidimos fortalecer ese sector de la cancha con altura y nos empatan en una jugada de pelota quieta donde no tiene nada que ver el sistema que hagas”. 

El técnico no quiso entrar en polémica con las decisiones del árbitro Dario Ubriaco. “Veo poco, así que no tengo nada que decir. Miren y conversen ustedes”. 

Aunque subrayó que “yo no me rindo”, sabe que “el Clausura por ahora está lejos. No solo tenemos a un equipo a cuatro puntos (Peñarol) sino que tenemos a dos que están a tres puntos (Danubio y River Plate), entonces se hace difícil. Pero, mientras haya chances matemáticas hay esperanza”. 

La inclusión de Gustavo Munúa y Diego Arismendi estuvo en duda durante las últimas dos semanas y hasta llegaron a concentrar con el plantel, pero quedaron afuera. Gutiérrez dio su versión: “Los esperamos hasta último momento, pero la realidad y la cordura nos decía que si no entrenaron la última semana con normalidad, principalmente Arismendi que hacía tres semanas que no hacía nada, corríamos muchísimo riesgo de una rotura fibrilar, más en este tipo de partidos donde no te podés medir porque siempre estás entregando el 100%”. 

Resaltó que los jugadores “hicieron un esfuerzo enorme para tratar de estar, pero la cabeza fría la tiene que tener el entrenador. Gustavo de repente estaba bastante bien, pero en algunos movimientos se veía que estaba inseguro y decidimos no arriesgar”. 

Gutiérrez se refirió también a la actuación de Jorge Fucile: “Lo vi bien, cuidándolo, él se encontraba mejor y creo que a medida que pasen los partidos va a rendir más porque es un jugador de jerarquía y no queríamos arriesgarlo”. 

Salvo aquel tumulto de periodistas al inicio de la conferencia del entrenador, el clima en el vestuario de Nacional era de suma tranquilidad. También en la calle, donde ya había caído la noche cuando los futbolistas terminaron de subir al ómnibus. Iván Alonso aprovechó para charlar con su familia y sacarse fotos con unos chiquilines. El tricolor se fue en paz.

El próximo es en el Tróccoli
El plantel de Nacional tiene libre hoy y retorna mañana a los entrenamientos para preparar el partido contra Cerro, programado para el domingo a la hora 15 en el Tróccoli. La evolución de Munúa y de Arismendi estará en la mira de todos. “Siempre dije que Gustavo por lo que realizó el campeonato pasado es el golero titular, hoy Jorge lo hizo magníficamente y hay que ver como llegan para las finales” dijo el DT sobre los goleros. 

Lo que le queda al tricolor
13ª Cerro visitante
14ª Juventud visitante
15ª Tacuarembó local


Populares de la sección

Comentarios